¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Alcanzando el Amor Paso a Paso

Estos valores son esenciales para que evolucionemos y crezcamos más cerca de Dios. Explora el siguiente artículo y revisa tu corazón hoy mismo.

Publicidad


"Tú me cubres con el escudo de tu salvación, y con tu diestra me sostienes; tu bondad me ha hecho prosperar. Me has despejado el camino, así que mis tobillos no flaquean." Salmos 18:35-36

Uno de los elementos clave para alcanzar el equilibrio espiritual es aprender a agradecer el amor y las bendiciones que recibimos del Señor cada día. Al comprender y apreciar estos dones, nos abrimos a la guía y los milagros del Espíritu Santo.

Una forma de conectar con el Espíritu Santo y con nuestro interior es escuchar nuestra voz interior y dejarnos guiar por nuestra fe y nuestro amor al Señor. También es importante liberar la energía intencional acumulada y centrarnos en los aspectos positivos de nuestra vida y de nuestro entorno.

Publicidad


"Pero ¿quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que podamos darte estas ofrendas voluntarias? En verdad, tú eres el dueño de todo, y lo que te hemos dado, de ti lo hemos recibido." 1 Crónicas 29:14

Construir un vínculo más profundo con Dios es crucial para una vida plena. Al dedicar tiempo y paciencia a esta relación, nos abrimos a nuevos caminos y oportunidades de crecimiento y cambio espiritual.

También es importante estar abiertos a la guía y las enseñanzas de los demás, ya que pueden conducirnos a nuevas formas de conectar con nuestra fe e incorporar la luz de Dios a nuestro ser interior.

Al aceptar que la vida es cambio y transformación constantes, podemos abrazar el camino de la curación y el amor en armonía con nuestra fe. A medida que avanzamos en este camino, podemos esperar encontrar nuevas oportunidades y bendiciones del Señor.

Publicidad


"Por lo tanto, como escogidos de Dios, santos y amados, revístanse de afecto entrañable y de bondad, humildad, amabilidad y paciencia." Colosenses 3:12

Espero que este artículo haya inspirado a los lectores a mirar más de cerca su propio camino espiritual y las oportunidades que tienen cada día de evolucionar y acercarse más al Señor. Recuerden mantener una mente y un corazón abiertos, y tener siempre esperanza y curiosidad por las bendiciones que nos esperan.

Debemos comprender ese amor desinteresado que tiene nuestro Padre Celestial, y ese don existe en cada bendición que nos llega en la vida.

Sin embargo, a veces podemos encontrarnos emocionalmente incapaces de recibir tanto amor. Es importante superar las ataduras del pasado y avanzar en nuestro camino espiritual.

Esto puede implicar desprendernos de personas o recuerdos que sólo nos causan nostalgia y melancolía, y centrarnos en quienes nos inspiran buenos recuerdos y un amor privilegiado como el que recibimos del Salvador.


"En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas." Gálatas 5:22-23

Cuando acumulamos estas experiencias positivas, sentimos que tenemos algo que devolver a Dios. Es entonces cuando desarrollamos sentimientos de amor puro y propio, y nos volvemos sensibles a las personas que nos rodean y a nuestra comunidad.

Es importante recordar que cuanto más intercambio tengamos con el Espíritu Santo, más se nutrirá nuestra relación con Dios. Como individuos, es nuestra responsabilidad cuidar ese equilibrio y no caer en el desinterés o la indiferencia, que pueden llevarnos a desviarnos de nuestro sentido de la realidad y del respeto al Señor.

El Señor nos invita a dedicarle tiempo. Debemos tomarnos un tiempo a solas para volver a conectar con la oración, y escuchar a nuestro corazón mientras rezamos desde lo más profundo de nuestro ser. Reflexionar sobre aquellas heridas que aún no han sido sanadas por la luz del Padre Celestial.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Salvando ese Lugar Interior

Programa de Oración 2023

Amistades Eternas