¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Año Nuevo: Celebrando Nuestras Vidas

Es el momento adecuado para acercarnos a quienes más conocemos y anhelamos para celebrar en comunión fraternal. Explora por el siguiente artículo buscando el modo de celebrar la vida con tus seres queridos.

Publicidad


"En fin, vivan en armonía los unos con los otros; compartan penas y alegrías, practiquen el amor fraternal, sean compasivos y humildes." 1 Pedro 3:8

Celebrar la vida es una actitud que debemos cultivar a diario, independientemente de las circunstancias.

En un mundo cada vez más individualista y egoísta, es importante recordar que nuestro papel en la familia y en la sociedad es fundamental y que debemos trabajar para mantener relaciones saludables y equilibradas.

Para poder establecer cualquier relación, es necesario entender que se trata de un ida y vuelta, una reciprocidad que debemos ejercitar diariamente junto con la fe. Conocer a una persona en su parte más profunda requiere tiempo, voluntad y entrega, y es necesario ponerse en un nivel de conexión personal con quién se presente en el vínculo real. Al sincerarnos y reconocer lo importante que es el balance de respeto, amor y esperanza en nuestras vidas, podemos construir relaciones más sólidas y duraderas.

Publicidad


"Les suplico, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos vivan en armonía y que no haya divisiones entre ustedes, sino que se mantengan unidos en un mismo pensar y en un mismo propósito." 1 Corintios 1:10

A veces, las emociones nos escapan de las manos y sólo sirven para satisfacer un deseo momentáneo, sin ser conscientes de lo que podemos generar. Es por eso que es importante conocer de verdad a las personas con las que tenemos relación, y poner en práctica el compromiso y la entrega en la familia, la pareja y en cualquier otro vínculo importante.

Si podemos construir puentes colaborativos y abrirnos al espacio de escuchar y empatizar con los demás, estaremos poniendo en práctica las bendiciones de Dios y ayudando a sanar espiritualmente a quienes nos rodean.

Publicidad


"Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes." Deuteronomio 6:6-7

Es normal que en nuestra vida haya momentos de huida, de escapar de la realidad, pero detrás de esas huidas siempre hay una necesidad de amor, de una conexión con los demás que nos hace sentir seguros y protegidos. Es importante no negar estas necesidades y trabajar en ellas, ya que son fundamentales para nuestro bienestar emocional y espiritual.

Para poder celebrar la vida de manera plena, es necesario tener una actitud de gratitud y de aceptación de lo que tenemos. Esto no significa que no debamos luchar por mejorar nuestra situación o por alcanzar nuestras metas, sino que debemos aprender a disfrutar de lo que tenemos en el presente y a ver el lado positivo de las cosas. La gratitud es una actitud que puede cambiar radicalmente nuestra perspectiva y hacernos ver el mundo de manera más positiva.


"Si alguien afirma: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto." 1 Juan 4:20

Otra forma de celebrar la vida es a través de la oración y la meditación. Estos momentos de reflexión y conexión con Dios nos permiten desconectar del mundo externo y centrar nuestra atención en lo más importante: nuestra relación con el Señor. La oración y la meditación nos ayudan a encontrar paz y esperanza en momentos difíciles y nos permiten ver el propósito y el sentido de nuestra vida.

Celebrar la vida también significa rodearse de seres queridos y compartir momentos especiales con ellos. Esto puede ser a través de comidas o cenas especiales, viajes o simplemente pasando tiempo.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Salvando ese Lugar Interior

Alcanzando el Amor Paso a Paso

Programa de Oración 2023