¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Dándole Descanso a Nuestra Mente

En Muchas Ocasiones Nuestros Pensamientos Pueden Traicionarnos. Aprende en el siguiente artículo cómo sentirte mejor conectando con tus verdaderas emociones.

Publicidad


“Por tanto, todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca.” Mateo 7:24

Si estamos sintiéndonos con nuestra energía baja, probablemente esté algo alineado con nuestro distanciamiento del camino de la Fe y del Espíritu Santo. Debemos intentar entonces fortalecer nuestro corazón y nuestro ser interior ejercitando en oración.

Para poder acercarnos al Señor, podemos renovar diariamente nuestro vínculo de sanación, sintiendo el alivio necesario, relegando esa energía negativa y dándole lugar a la esperanza, el instrumento de cambio junto al perdón.

Publicidad


“En el principio ya existía el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios.” Juan 1:1

Debes intentar planear un objetivo, así como ejercitas tu cuerpo día a día, puedes lograr esta reconexión con tus necesidades espirituales junto al Padre Celestial.

Arma tu espacio, tener una rutina para lograr esa reconciliación con la esperanza y el amor fraternal. La Biblia es nuestra guía universal para lograr el cometido. Sentirás como tu voto de amor y respeto por los pilares del Padre Celestial comenzarán a guiar tus decisiones.

Reflexiona un momento para determinar en qué momento se desvió el sendero de iluminación de Dios. Contempla y navega por tus pensamientos para determinar si quieres seguir este compromiso para poder profundizar las oportunidades que te regala el Señor.

Publicidad


“Jesús le respondió: -Escrito está: No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.” Mateo 4:4

El eje más importante para erradicar esos pensamientos de tu mente será la comunicación que mantengas con tu ser interior y el equilibrio que alcances junto al Señor. 

Para poder acompañar los pensamientos nuevos y además positivos, debemos intentar dar buenos ejemplos que los respaldan y los hagan fluir por nuestra mente. Abonar cada decisión junto a la Palabra de Dios nos ayudará a darnos cuenta al instante de lo gratificante que resulta ser la Fe en nuestras manos.

Este tipo de hechos serán una clara demostración para que el Señor nos bendiga con su sabiduría eterna. 


“Confío en Dios y alabo su palabra; confío en Dios y no siento miedo. ¿Qué puede hacerme un simple mortal?” Salmos 56:4

Libera tu mente. Enfrenta estos pensamientos negativos y suéltalos fuera de tu sistema. Superarás los obstáculos presentes con la presencia del Espíritu Santo en tu vida. El Señor te ayudará en la oración y comenzarás a realizar un hábito de lectura de la Biblia para poder sentir su magnífica sabiduría de tu lado.

Estaremos frente a diversas oportunidades en nuestros pies logrando darle forma y un primer paso hacia una vida dirigida al plan divino de Dios.

La determinación es clave, junto con tu paciencia. Tu corazón debe estar abierto para poder dar ese salto de Fe y amor, cambiando nuestra actitud por 180°.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Consiguiendo un Espacio de Paz Mental

Actualizando Nuestra Energía Vital

Despejando el Camino de Incertidumbres

Fortaleciendo Nuestra Confianza