De puño y letra: 4 datos acerca de la única parte de la Biblia que Dios mismo escribió

¿Qué se siente al leer las textuales palabras del Santísimo y ver cómo aumentan en valor con el pasar de los tiempos? He aquí un puñado de detalles que no son frecuentemente mencionados.

 “Yo soy el Señor tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre. No tendrás otros dioses delante de mí.” Deuteronomio 5:6-7

Todos sabemos que la Santa Biblia trata de nuestra historia y a la vez también acerca de la historia de Dios. Paradójicamente, Dios mismo solamente escribió una muy pequeña parte que, curiosamente, es el legado más importante que nos haya dejado: Los 10 mandamientos. Los diez mandamientos son también conocidos como el Decálogo, y son un conjunto de principios éticos y de adoración, que juegan un papel importante en la vida de todo creyente.

Publicidad


“No os volváis a los ídolos, ni hagáis para vosotros dioses de fundición; yo soy el Señor vuestro Dios.” Levítico 19:4

Los 10 mandamientos son la guía que usan los creyentes para llegar al cielo. Dios manifiesta al hombre lo que es bueno y lo que es malo, lo que es verdadero y lo que es falso, qué es lo que le agrada y qué le desagrada. Históricamente, los Diez Mandamientos formaban parte de la Ley de Moisés. Aquel código de leyes incluía más de 600 mandatos que establecieron los términos de un acuerdo o pacto entre Dios y la antigua nación de Israel. Dios les prometió a los israelitas que prosperarían si obedecían la Ley mosaica. Sin embargo, el propósito principal de la Ley era preparar a los israelitas para la llegada del prometido Mesías o Cristo.

Publicidad


“No seáis, pues, idólatras, como fueron algunos de ellos, según está escrito: El pueblo se sentó a comer y a beber, y se levantó a jugar.” Corintios 10:7

Éstos mandamientos o leyes incluyen instrucciones como adorar sólo a Dios y guardar el día de reposo, así como también prohibiciones en contra de la idolatría, asesinato, robo, deshonestidad y adulterio. Los Diez Mandamientos aparecen dos veces en la Biblia: en los libros de Éxodo y Deuteronomio. De acuerdo a la historia narrada en el libro de Éxodo, Dios escribió estos mandatos en dos tablas de piedra, las que dio a Moisés en el Monte Sinaí; según el relato, cuando bajaba del monte, vio al pueblo que estaba adorando un becerro de oro y enfurecido las rompió.

Publicidad


“No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.” Mateo 7:21

Posteriormente, Moisés pidió a Dios que perdonase al pueblo y sellase con él un pacto; entonces, el Señor ordenó a Moisés que tomara dos lajas de piedra y en ellas quedaron escritos los Diez Mandamientos del pacto, recordándole que no debe tolerar la desobediencia bajo ningún punto de vista.




Siguiente artículo:

Los 5 libros más populares de la Biblia