¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Expresando Nuestra Gratitud Eterna

Extender un agradecimiento eterno para que siempre nos guíen los ángeles de la verdad. Descubre el modo de acercarte al Señor en el siguiente capítulo.

Publicidad


“Bendeciré a Dios en todo tiempo; su alabanza estará de continuo en mi boca.” Salmos 34:1

Si mantienes tus pensamientos negativos o consideras en todo aquello que resulta negativo en tu vida, terminarás atrayendo más consecuencias indeaseadas en tu entorno.

Ee encontrarás en un eterno estancamiento. Desde tus pensamientos, pasando por tus emociones, no tendrás la energía suficiente para seguir adelante.

Todos sabemos que Dios no nos promete una vida libre de problemas y malos ratos. Lo que tienes que conocer bien en este instante es que la promesa eterna radica en poder acompañar este momento de soledad y emociones negativas.

Debemos aprender a ver el lado bueno de la vida junto al Señor. Disfrutar cada momento teniendo presente que Dios siempre está a nuestro lado, nos bendice y nos guía con su iluminación celestial.

Publicidad


“no ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones, para que el Dios de nuestro Señor Jesucristo, el Padre de gloria, os dé espíritu de sabiduría y de revelación en el conocimiento de él.” Efesios 1:16-17

Recuerda siempre pasar más tiempo con Cristo: mejorará tu comunicación con Él. Por medio de la oración, dedica momentos en tu día.  Puedas hablar con Dios y puedes leer su palabra,  para poder inspirarte y poder lograr encontrar respuestas.

La Biblia y todos los versículos que la componen, siempre estarán allí, a tu alcance. Encontrarás cientos de enseñanzas que ilustran cómo dar un agradecimiento puro y simple. 

De esta manera lograrás una relación íntima con el Espíritu Santo y podrás decirle al Señor lo mucho que significa para tí. Dar las gracias por todo lo que tienes y por todas las cosas que Él hace. Este tiempo especial debe ser diario y personal: una reunión especial entre Dios y tú.

Publicidad


“Se les aparecieron entonces unas lenguas como de fuego que se repartieron y se posaron sobre cada uno de ellos. Todos fueron llenos del Espíritu Santo y comenzaron a hablar en diferentes lenguas, según el Espíritu les concedía expresarse.” Hechos 2:3-4

Conocemos bien al Señor ya que en cada narración de la Biblia, siempre encontramos como resultado algún tipo de moraleja que nos podría ayudar a superar alguna situación actual.

Somos todos hijos e hijas que podemos observar cómo ganaba adeptos que confiaban ciegamente en Él y en su mensaje: creciendo notablemente en la confianza y en la esperanza de dar el perdón.

El número de seguidores y seguidoras de sus milagros cada vez es más grande. Nadie puede negar su Gloria y su Eterna Sabiduría.


“Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia.” Hebreos 12:28

Debemos recordar que lo más importante es logar el perdón y perdonar a los seres que nos rodeen.

Teniendo presente como meta ser buenos hijos e hijas de Dios, parte de ser agradecidos y agradecidas con Él resulta de compartir el testimonio de lo que hace el Espíritu Santo por cada uno de sus hijos e hijas.

No se puede aceptar su perdón si no se hace lo mismo con el prójimo. Cuando perdonamos a los que nos ofenden también estamos honrando y agradeciendo a Dios de aceptarnos siempre tal como somos. Con nuestras decisiones y errores. Con nuestros aciertos y momentos de más amor. 

Logra conectar con este sendero de iluminación espiritual. Acompáñate de la oración y rodéate de aquellas personas que puedan ayudarte a reconectar con el Padre Celestial.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Diciembre: El Mes del Milagro Universal

Perdiendo el Rumbo del Camino

El Nacimiento de Algo Especial