¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Limpiando las Heridas de Nuestro Corazón

Perdona y Crece para poder seguir adelante en tu camino de evolución. Conoce en el siguiente artículo cómo limpiar el corazón de sentimientos no muy positivos.

Publicidad


“Rásguense el corazón y no las vestiduras. Vuélvanse al Señor su Dios, porque Él es bondadoso y compasivo, lento para la ira y lleno de amor, cambia de parecer y no castiga.” Joel 2:13

Existen heridas en nuestro corazón que puede ser sanadas de diversas formas. Algunas de ellas fueron originadas seguramente por alguna situación angustiante, algún familiar cercano que ya no está cerca, alguna persona que solía ser una pareja o simplemente a veces nuestra propia manera de transitar el camino se tornó algo complicada.

No debemos presionarte ni obligarte a estar bien. Simplemente debes recordar que el Espíritu Santo tiene una energía reparadora y única gracias a la Gloria del Señor.

Publicidad


“Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados, y no sólo por los nuestros sino por los de todo el mundo.” 1 Juan 2:2

Primero tendremos que erradicar esas heridas del corazón, intentando acercarnos al Señor. Este será el primer paso para poder reconciliarnos realmente con la Fe y con la sanación que implica abrir nuestro corazón hacia la luz del Padre Celestial.

Ante todo ¿Te tienes que perdonar por algo? ¿Debes perdonara alguien? El Perdón es el instrumento de conexión con Dios para demostrar que nos conocemos y sabemos que estamos aprendiendo.

Publicidad


“Quien encubre su pecado jamás prospera; quien lo confiesa y lo deja, halla perdón.” Proverbios 28:13

El valor del perdón debe ser real. Proveniente desde nuestro corazón y destinado a sincerarnos con nuestro ser interior o con aquellas personas que queremos que nos perdonen.

Debemos comprender que es una tarea que requiere paciencia, peserverancia, esperanza y mucha Fe. Poder comprender cómo Jesús perdonó a cada persona que lo traicionó es un buen primer ejemplo para comprender lo que implica un salto de estas características.


“Y cuando estén orando, si tienen algo contra alguien, perdónenlo, para que también su Padre que está en el cielo les perdone a ustedes sus pecados.” Marcos 11:25

El tiempo, la buena predisposición hacia tu espiritualidad y las decisiones que tomes de ahora en más te permitirán sentir que tu corazón se refuerza, que ejercita y se nutre de las enseñanzas del Padre Celestial.

El perdón posee un componente de reconciliación con cada persona y además nos permite comprender desde una mirada distinta. Tener un destino de Fe repleto de personas y emociones que nos animen al andar. Que nos hagan crecer como personas con los pilares del amor, el respeto y la Fe como sustento.


"Pedro se acercó a Jesús y le preguntó: ―Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano que peca contra mí? ¿Hasta siete veces? ―No te digo que hasta siete veces, sino hasta setenta y siete veces —le contestó Jesús—.” Mateo 18:21-22

Finalmente estaremos compartiendo esta experiencia de descubrimiento interior y de evolución espiritual con nuestros seres queridos. Aquellas personas que más nos conocen y nos acompañan en el sendero del Señor.

El plan es claro, y te ayudará casi de modo instantáneo a sentirte mejor con tu pasado, tu presente y con vistas de tener un futuro repleto de bendiciones.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Oraciones y Plegarias del mes de Julio

En La Puerta del Cielo

Registrando un Viaje Hacia tu Bienestar

Un Buen Ejemplo en la Vida