Momentos de superación personal: claves para no extrañar a tus seres queridos durante la pandemia

A veces estar en situaciones extremas nos hacen sentir en soledad. El aislamiento preventivo por el coronavirus pareciera que nos hace olvidar el amor que recibimos del Espíritu Santo.  Recorre estas claves para no sentirte nunca sin el calor de Dios y poder estar cerca de tus seres queridos.

Publicidad


“Clama a mí y te responderé, y te daré a conocer cosas grandes y ocultas que tú no sabes.” Jeremías 33:3

Son situaciones muy particulares las que estamos viviendo en estos momentos en el mundo. Un virus que nos obliga a estar confinados por precaución sanitaria y evitar contagios, despierta en muchas personas angustias y preocupaciones. Tendremos que ser fuertes y recurrir siempre a las Sagradas Escrituras. Allí encontraremos las respuestas necesarias en tiempos de pandemias o pestes. Recordando que nuestro creador siempre estuvo allí, guiándonos, bendiciéndonos y dándonos aliento con su iluminación divina. 

Publicidad


"Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos. " Mateo 18:20

Es necesario comprender el contexto en donde nos encontramos y determinar cómo podemos crear un ambiente confortable, tanto para nuestras carencias espirituales, así como también para aquellas personas más necesitadas en tiempos de pandemia. Con el condicionamiento existente por la cuarentena sanitaria, podemos pensar algún modo de ayudar junto al Padre Celestial. Encomendarnos en oración hacia Dios, agradeciendo a todos los profesionales de la salud que luchan a diario con casos y pacientes, nos permitirá conectarnos rápidamente en una multitudinaria energía de sanación.

Publicidad


"Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos. " Hebreos 4:16

Cada país establece por momentos las reglas y modos del transitar cotidiano de cada habitante. Por este mismo motivo y con el objetivo de no contagiar a la población de COVID-19, debemos aportar desde el hogar nuestro granito de arena. Llegado el caso, si conocemos a personas de nuestro entorno que necesitan un apoyo extra, podremos comunicarnos ofreciendo nuestro tiempo, nuestros consejos y por qué no, compartir algún versículo o pasaje que nos inspire paz y amor.  Así como lo hizo Jesús en la Cruz, dándonos este gran ejemplo para que cada uno de sus hijos e hijas puedan continuar por el camino de la gratitud.


"En mi angustia invoqué al Señor; clamé a mi Dios, y él me escuchó desde su templo;  ¡mi clamor llegó a sus oídos!"  Salmos 18:6

Son momentos de reconectarnos individualmente y con aquellas personas que sentimos cerca. Desde la palabra, desde los consejos y el cuidado personal, esta situación sanitaria nos permite ser agradecidos con nuestro Padre Celestial en su misión de vida. Si estamos sufriendo por este virus, debemos reflotar toda la Fe que se encuentra en lo más profundo de nuestro ser, abrirnos y solicitar ayuda para que el amor del Señor sane las heridas, recupere nuestro corazón y nos conduzca nuevamente por la luz y la Gloria de Jesús.