¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Sumando Alegrías en la Senda del Amor Eterno

Paso a paso prepararemos nuestro corazón para seguir adelante. Descubre en el siguiente artículo el modo de avanzar hacia un mundo mejor.

Publicidad


“No dejaban de reunirse en el templo ni un solo día. De casa en casa partían el pan y compartían la comida con alegría y generosidad, alabando a Dios y disfrutando de la estimación general del pueblo. Y cada día el Señor añadía al grupo los que iban siendo salvos.” Hechos 2:46-47

El reconocimiento de la Gloria del Señor es el primer paso para alcanzar el amor eterno del Espíritu Santo.

Para poder llevar su Palabra hacia todas las personas en el mundo, podemos acercarnos a quienes más lo necesiten para iluminar sus caminos . 

La paz mental, y el equilibrio espiritual generado por nuestro accionar cotidiano será el diferencial que nos ayude a reconectar con la esperanza y la Fe

Luego verás con claridad lo necesaria que es acercar la Palabra a aquellos que todavía no han recibido a Dios en sus corazones.

Publicidad


“Les suplico, hermanos, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que todos vivan en armonía y que no haya divisiones entre ustedes, sino que se mantengan unidos en un mismo pensar y en un mismo propósito.” 1 Corintios 1:10

Del mismo modo que cada uno de sus hijos e hijas en la Fe conoció por primera vez las bendiciones del Padre Celestial, cada persona que logre acercarse a la senda de iluminación del Espíritu Santo, será bañado con la Gloria y los milagros de la Fe. 

La sensación reconfortante de respeto y amor por Dios se un sentimiento único, que nos ayuda a conseguir un equilibrio en nuestros corazones y en nuestro cuerpo. 

Si logramos contagiar este entusiasmo por el amor del Padre y por el Espíritu Santo, tendremos una fuente inagotable de inspiración divina para cada día de nuestras vidas.

Publicidad


“Pues así como cada uno de nosotros tiene un solo cuerpo con muchos miembros, y no todos estos miembros desempeñan la misma función, también nosotros, siendo muchos, formamos un solo cuerpo en Cristo, y cada miembro está unido a todos los demás.” Romanos 12:4-5

Si seguimos el ejemplo de Jesús, predicaremos su mensaje y lo expanderemos hacia todos los rincones de la Tierra. Su paso, sus enseñanzas, son el legado eterno de Fe y de aprendizajes para todas las generaciones futuras.

Cada persona necesita aprender algo en su tránsito por este camino de Fe. No necesariamente debemos seguir el mismo destino, pero si tenemos que comprender que El Señor nos observa, nos guía y nos baña con su Gloria eterna mediante personas o situaciones que nos harán evolucionar en nuestro ser interior.

Practicar y poner en el día a día este tipo de cuestiones, nos acercará al Padre Celestial, mediante nuestros actos y decisiones cotidianas.


“Preocupémonos los unos por los otros, a fin de estimularnos al amor y a las buenas obras. No dejemos de congregarnos, como acostumbran hacerlo algunos, sino animémonos unos a otros, y con mayor razón ahora que vemos que aquel día se acerca.” Hebreos 10:24-25

Si deseamos entonces ser instrumentos de transformación junto a Dios y al Espíritu Santo, podemos tomar esa responsabilidad hermosa junto a nuestros hermanos y hermanas en la Fe. Trasladar todo nuestra energía y voluntad para lograr un cambio trascendental en los corazones de las personas, será un compromiso cotidiano, mediante la oración, por medio de la meditación individual, la lectura de la Biblia, encontraremos los argumentos necesarios para evolucionar en espíritu y alma.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Renovando la Confianza del Amor

Mirando Hacia el Frente y con Esperanza

La Rutina de Superación Definitiva

El Descanso Universal