¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Acercándonos al Destino de Amor Necesario

Cuando olvidemos nuestro objetivo en la vida recordemos siempre estas palabras. Suma un poco de sabiduría en tu día mediante el siguiente artículo.

Publicidad


“Mejor ayuden siempre al pobre, y háganlo con alegría. Si lo hacen, les irá bien y Dios los bendecirá en todo lo que hagan. En este mundo siempre habrá gente pobre. Por eso les ordeno que sean generosos con la gente pobre y necesitada del país.” Deuteronomio 15:10-11

Como muchas otras cosas en la vida, el Espíritu Santo y la Fe se alimentan de empatía, generosidad y amor. Es imposible ayudar al prójimo sin antes sentir lo que siente y entender sus necesidades.

En este sentido, ponerse en su lugar y tratar de entender su situación es el motor que impulsa nuestro sentido del deber y nuestra vocación de ayudar.

Sin embargo, el aspecto más difícil de lograr es el de ser despojados. A menudo estamos tan preocupados por nuestros propios problemas que nos cuesta renunciar a ciertos beneficios en pos de ayudar a quienes nos rodean. Pero, debemos recordar que la generosidad y la renuncia son fundamentales para poder brindar ayuda real y efectiva.

Publicidad


“¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho, y dejar de amar al hijo que ha dado a luz? Aun cuando ella lo olvidara, ¡yo no te olvidaré! Grabada te llevo en las palmas de mis manos; tus muros siempre los tengo presentes.” Isaías 49:15-16

Una de las mejores maneras de ayudar a quienes nos necesitan es saber escuchar. Para ello, debemos dejar de lado nuestro egoísmo y permanecer meditando para poder escuchar nuestro corazón guiado por el amor de Dios. De esta manera, podemos brindar consejos sabios y dignos del orgullo de Dios.

Además, la Santa Biblia es el legado de Dios a sus hijos, el compendio de todas sus enseñanzas y el manual de cómo vivir. Podemos aprender mucho sobre Dios Padre y compartir ese conocimiento con los pequeños a quienes tanto amamos. 

Explicar conceptos ligados a Dios puede ser difícil, pero recordemos que los niños están ávidos de conocimiento e invadidos por una curiosidad natural que habrá que continuar alimentando. Principalmente, habrá que tratar de resumir que Dios es amor y que nada es más importante que el amor.

Publicidad


“Engañosa es la gracia y vana la belleza, pero la mujer que teme al Señor, ésa será alabada.” Proverbios 31:30

Es fácil sentirse atrapado por nuestros propios problemas y preocupaciones, y perder de vista la importancia de ayudar a los demás. Sin embargo, cuando nos tomamos el tiempo de ponerse en el lugar del otro y tratar de sentir lo que siente, nuestra empatía se convierte en el motor que nos impulsa a actuar.

La generosidad, el despojarnos de ciertos beneficios en pos de ayudar a nuestro prójimo, es un aspecto difícil pero vital de la ayuda al prójimo.

La tarea no se detiene allí, sin embargo. También debemos saber escuchar al prójimo, dejar de lado nuestro egoísmo y meditar para poder escuchar nuestro corazón guiado por el amor de Dios. A menudo, dar consejos sabios y dignos del orgullo de Dios puede ser tan importante como cualquier otra forma de ayuda. Y la mejor fuente de sabiduría es, por supuesto, la enseñanza de Cristo.


“Si tienes poder para hacer el bien, no te rehuses a hacérselo a quien lo necesite; no digas a tu prójimo: Vete, vuelve de nuevo, mañana te daré, cuando tengas contigo qué darle.” Proverbios 3:27-28

En última instancia, la ayuda al prójimo es una forma de mantener viva la palabra de Dios. Los ejemplos de amor incondicional que Él nos ha dejado son un legado invaluable, y es nuestra responsabilidad seguir su ejemplo. Debemos invitar a aquellos que necesitan ayuda a nuestra comunidad, y enseñarles que todos son bienvenidos. Juntos, podemos ayudarnos mutuamente a crecer en amor y Fe.

Recordemos siempre que la ayuda al prójimo es más que un acto de bondad, es una forma de servir a Dios y a nuestros semejantes. Sigamos el ejemplo de Cristo y compartamos su amor y su sabiduría con aquellos que lo necesiten.




Versículo diario:


Artículos anteriores

La Fe en Tiempos de Prueba

Vivir en la Verdad

Descubriendo las Fortalezas de la Vida