¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Construyendo el Equilibrio Fundamental

Tienes la capacidad y las herramientas para lograr esa paz interior que tanto buscas. Abriendo el siguiente artículo podrás encontrar información necesaria para cambiar tu vida ahora.

Publicidad


“…El llanto puede durar toda la noche, Pero a la mañana vendrá el grito de alegría…” Salmos 30:5

En el camino de la Fe, es importante recordar que la conexión con nuestro Creador es fundamental para alcanzar nuestra meta de vida. La oración diaria es un pilar fundamental que nos permite cultivar esa relación tan importante que tenemos con Dios.

Es por eso que, en su misión divina, el Padre Celestial nos invita a orar no solo por nosotros mismos, sino también por aquellos que nos rodean, especialmente por nuestros seres queridos, aquellos que nos enseñan y quienes viven en condiciones injustas.

Publicidad


“El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.” 1 Corintios 13:4-5

La oración es una herramienta poderosa que nos permite conectarnos con nuestro ser interior y nos ayuda a comprender el propósito de nuestra existencia en este mundo. La confesión, adoración, acción de gracias y súplica son formas de oración que nos acercan a Dios y nos permiten sentir su presencia en nuestras vidas.

La oración es un acto que nos permite conectarnos con la misión divina y nos permite recordar la estrecha relación que tenemos con nuestro Creador.

Como seres humanos, somos permeables y tenemos la capacidad única de perdonar y arrepentirnos. Esta capacidad nos permite avanzar en nuestra vida espiritual y movernos hacia adelante en la causa del Señor.

Su amor y en nombre de Jesús, podemos retomar nuestro dogma y encarrilarnos en el camino celestial. Cuando nos encontramos entre la espada y la pared, acudir a nuestro Creador se convierte en un acto reflejo.

Publicidad


 “Y no sólo en esto, sino también en nuestros sufrimientos, porque sabemos que el sufrimiento produce perseverancia; la perseverancia, entereza de carácter; la entereza de carácter, esperanza.” Romanos 5:3-4

En nuestra búsqueda espiritual, la lectura de la Biblia y sus pasajes es una herramienta valiosa que nos permite apropiarnos de la palabra de Dios. Debemos estar agradecidos por tener la posibilidad de acceder a sus enseñanzas completas, que nos muestran el camino de la Fe como el único que puede salvarnos.

A través de la lectura de la Biblia, podemos encontrar relatos sencillos y claros de interpretar que podemos recordar fácilmente y transmitir en nuestras acciones cotidianas.

La Biblia también nos permite construir puentes entre hermanos y profundizar los vínculos entre las generaciones futuras que aún no se hacen eco de la palabra divina. La clave está en engendrar comunión entre pares, enmarcándonos en un manto de anhelo y de amor. Ofreciendo nuestra experiencia y comprendiendo que debemos expresarnos unidos en esos momentos en que parece estar todo perdido.


“No se contenten sólo con escuchar la palabra, pues así se engañan ustedes mismos. Llévenla a la práctica”. Santiago 1:22

En nuestra vida de Fe, es importante recordar los episodios específicos en los que pusimos a prueba nuestra Fe y en los que tuvimos un diálogo único e irrepetible con nuestro Creador.

Estos momentos nos enseñan que la esperanza se cultiva en la palabra de Dios y en la oración, así como en la unión entre creyentes y con aquellos que aún no profesan la Fe. Debemos recordar que la Fe no es algo que pueda ser descuidado, ya que esto nos alejará de nuestro destino de Luz.

La tentación siempre estará presente en nuestra vida, pero debemos estar atentos para no perder nuestra conexión con Dios. Debemos recordar que perder dicha conexión significa olvidar nuestros valores más profundos y alejarnos de nuestro destino espiritual.

Debemos cultivar nuestra relación con el Padre Celestial día a día a través de la oración y la dedicación para asegurarnos de mantenernos por la senda de iluminación repleta de bendiciones y de su Gloria Eterna.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Tomando Ejemplos en la Vida

Erradica la Ansiedad de tus Días

Cambiando la Vida Rutinaria

La Paciencia: Una Base Única