La adolescencia de Jesús. 5 aspectos que rodean este misterio.

¿Por qué nos obsesionamos con la adolescencia de Jesús? ¿Acaso necesitamos más datos de los que ya tenemos como para de esa manera identificarnos aún más con nuestro Señor? Descúbrelo con este interesante artículo.

Publicidad

“Fijemos la mirada en Jesús, el iniciador y perfeccionador de nuestra Fe, quien por el gozo que le esperaba, soportó la cruz, menospreciando la vergüenza que ella significaba, y ahora está sentado a la derecha del trono de Dios.” Hebreos 12:2

Con los años perdidos de Jesús (o años oscuros) se hace referencia al periodo indocumentado entre la infancia de Jesús y el comienzo de su ministerio según relata el Nuevo Testamento. Los evangelios relatan el nacimiento de Jesús, y el subsiguiente viaje a Egipto para librarse de la furia de Herodes.

Hay una referencia general a que María y el joven Jesús vivieron en Nazaret. También hay un relato aislado de la visita de José, María, y Jesús a la ciudad de Jerusalén para celebrar la Pascua, cuando Jesús tenía doce años de edad.

Publicidad


“Yo les doy vida eterna, y nunca perecerán, ni nadie podrá arrebatármelas de la mano. Mi Padre, que me las ha dado, es más grande que todos; y de la mano del Padre nadie las puede arrebatar. El Padre y yo somos uno.” Juan 10:28-30

Después de ese episodio, hay una laguna en la historia que cubre dieciocho años en la vida de Cristo, desde los 12 a los 30 años. Aparte de la alusión genérica de que Jesús avanzaba en sabiduría, estatura, y en el favor de Dios y el hombre, la Biblia no dice nada más acerca de la vida de Jesús durante este período de tiempo. Una suposición común entre los creyentes es que Jesús simplemente vivió en Nazaret durante ese período. 

Publicidad


“Él fue traspasado por nuestras rebeliones, y molido por nuestras iniquidades; sobre Él recayó el castigo, precio de nuestra paz, y gracias a Sus heridas fuimos sanados.” Isaías 53:5

Principalmente, Jesús pudo haberse formado en la cultura de su pueblo. Lo habitual era que los niños de esa época fueran al colegio de la sinagoga de Nazaret, ciudad donde pasó sus primeros años de vida.

La educación escolar estaba dividida en dos niveles.


“Más bien, honren en su corazón a Cristo como Señor. Estén siempre preparados para responder a todo el que les pida razón de la esperanza que hay en ustedes.” Pedro 3:15

Primero, estudiaban en la llamada Casa del Libro, como una escuela primaria, donde también aprendían a leer los libros sagrados en hebreo, se empezaba con el alfabeto en un pizarrón y luego memorizaban la Torá.


“Ciertamente Él cargó con nuestras enfermedades y soportó nuestros dolores, pero nosotros lo consideramos herido, golpeado por Dios, y humillado.” Isaías 53:4

Después le seguía como el nivel secundario, la Casa de la Interpretación, que era opcional. Allí aprendían los elementos básicos para cumplir las leyes judías y la manera de interpretarlas.

Es posible, que Jesús haya estudiado en esta Casa, y si es que la terminó, profundizaría las Escrituras en el Templo de Jerusalén con un maestro o rabino.

Se supone que también sabía hebreo, arameo, latín y griego.