¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Otorgando Ayuda Siempre que se la Necesite

¿Y si pudieras entrenar tus energías para lograr la positividad al 100%? Descubre la manera de hacerlo en el siguiente artículo.

Publicidad


“Que si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor, y crees en tu corazón que Dios lo levantó de entre los muertos, serás salvo.” Romanos 10:9

Como seres humanos, estamos constantemente en busca de una vida mejor y más feliz. Pero en este mundo lleno de altibajos y desafíos, a menudo nos encontramos luchando por mantener nuestra motivación y positividad.

Sin embargo, ¿qué pasaría si te dijera que la clave para superar estos obstáculos está dentro de ti mismo? 

La Palabra de Dios nos enseña que nuestras energías tienen un poder único y que pueden ayudarnos a superar cualquier situación. La Biblia, disponible en cientos de idiomas y ediciones, es una fuente inagotable de sabiduría divina.

En ella podemos encontrar la voluntad de Dios y sus enseñanzas para vivir una vida plena y satisfactoria.

Publicidad


“Precisamente por eso, esfuércense por añadir a su fe, virtud; a su virtud, entendimiento; al entendimiento, dominio propio; al dominio propio, constancia; a la constancia, devoción a Dios; a la devoción a Dios, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.” 2 Pedro 1:5-7

Pero no es suficiente simplemente leer la Biblia. Para experimentar verdaderamente el poder de nuestras energías, debemos orar a diario y tener una relación activa con nuestro Padre celestial. La oración no es solo una forma de hablar con Dios, sino también una forma de escuchar su voz y su guía.

Al abrir nuestros corazones y mentes a Él, permitimos que el Espíritu Santo se manifieste en nuestras vidas y nos bendiga con su gracia y paz.

Es importante recordar que nuestras energías no solo dependen de nuestra relación con Dios, sino también de nuestras propias acciones y decisiones.

Publicidad


“Nosotros somos judíos de nacimiento y no “pecadores paganos”. Sin embargo, al reconocer que nadie es justificado por las obras que demanda la ley sino por la fe en Jesucristo, también nosotros hemos puesto nuestra fe en Cristo Jesús, para ser justificados por la fe en él y no por las obras de la ley; porque por éstas nadie será justificado.” Gálatas 2:15-16

En momentos difíciles, debemos recordar que Dios tiene un plan para nosotros y que cada situación es una oportunidad para crecer y mejorar. Al mantener una actitud positiva y buscar la ayuda de otros creyentes, podemos superar cualquier desafío y avanzar en nuestro camino de fe.

La comunión entre creyentes es una parte esencial de nuestro entrenamiento de energías. Al conectarnos con otros hermanos y hermanas en la fe, podemos compartir nuestras experiencias y apoyarnos mutuamente en momentos difíciles.

A través de la comunidad de fe, podemos conocer a personas con diferentes perspectivas y realidades, lo que nos permite crecer y aprender en nuestra propia vida espiritual.


“¿Quién eres tú para juzgar al siervo de otro? Que se mantenga en pie, o que caiga, es asunto de su propio señor. Y se mantendrá en pie, porque el Señor tiene poder para sostenerlo.” Romanos 14:4

Pero para lograr la positividad al 100%, debemos estar siempre atentos a las señales divinas. A veces, Dios nos habla a través de las personas que nos rodean, o a través de situaciones inesperadas en nuestra vida. Debemos estar abiertos y dispuestos a escuchar su voz, incluso cuando no parece obvio.

Al entrenar nuestras energías de esta manera, podemos mejorar nuestra conexión con Dios y lograr una vida más plena y feliz.

El poder de nuestras energías es verdaderamente único y puede ayudarnos a superar cualquier desafío. Al leer la Biblia, orar a diario y conectarnos con otros creyentes, podemos entrenar nuestras energías para lograr la positividad al 100%.

Debemos estar siempre atentos a las señales divinas y tomar decisiones positivas en nuestras vidas, sabiendo que Dios tiene un plan para nosotros. Con la ayuda de Dios y nuestra comunidad de fe, podemos alcanzar nuestras metas y vivir una vida plena y satisfactoria.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Verificando la Fe en Nuestro Interior

Extiende la Alegría a tu Hogar

Decidiendo un Futuro de Paz

El Ejercicio Justo para el Corazón

Reviviendo Nuevamente la Esperanza

Aprendiendo de lo que Ya Vivimos