“Porque yo soy el Señor, tu Dios, que sostiene tu mano derecha; yo soy quien te dice: “No temas, yo te ayudaré.”

Isaías 41:13

Encontrar a Dios


Ir al encuentro de Nuestro Padre requiere de un compromiso y devoción que no muchos están dispuestos a dar. Obedecer en pequeños gestos y respetar los mandatos divinos serán los primeros pasos que podremos dar en el acercamiento con Nuestro Señor. Ser compasivos y solidarios con nuestros hermanos, tender nuestra mano cuando más nos necesiten y saber convertirnos en guía cuando otros se encuentren perdidos y confundidos sobre sus decisiones.

Publicidad


Escuchar, estudiar y predicar su palabra, para mantenernos alertas ante tentaciones o desviaciones. Mantener nuestros corazones abiertos para recibir su gracia y estar dispuestos para ser reprendidos cuando erremos adrede o con malicia. Seremos recompensados por nuestra bondad, por el tiempo que invitamos para ser mejores cristianos y para proclamar la fe y la esperanza entre los que nos rodean. Asistiremos a la gracia de Dios cuando demos amor sin pedir nada a cambio y cuando brindemos nuestra compañía a quienes más lo necesiten. Estar en contacto con Dios Padre y con el que Él ha destinado como plan para cada uno de nosotros no será tarea fácil hasta tanto aceptemos que esa es la única forma posible de encontrar la paz y la alegría. Sólo en el Señor Todopoderoso y en su voluntad podremos ser dignos de recibir su bondad.