¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

4 Lugares en los que Cristo dejó su huella

Repasando momentos épicos y memorables, te mostramos estos lugares y parajes que te permitirán explorar aún más sobre la vida de nuestro Salvador.

Nazaret

“y llegó y habitó en una ciudad llamada Nazaret, para que se cumpliera lo que fue dicho por medio de los profetas: Será llamado Nazareno.” Mateo 2:23

Nazaret es una ciudad de Israel, en la parte Antigua de la ciudad , está la Basílica de la Anunciación que es donde el ángel Gabriel le dijo a María que tendría un hijo. La Iglesia de San José se encuentra en el lugar en que estaba el taller de carpintería de José. También se dice que la Iglesia Sinagoga subterránea es donde Jesús estudió y rezó.


Publicidad



Monte de los Olivos

“Fueron a un lugar llamado Getsemaní, y Jesús les dijo a sus discípulos: Siéntense aquí mientras yo oro. Se llevó a Pedro, a Jacobo y a Juan, y comenzó a sentir temor y tristeza. Es tal la angustia que me invade que me siento morir —les dijo—. Quédense aquí y vigilen.” Marcos 14:32-34

El monte de los Olivos está ubicado en el valle de Kidrón, al este de Jerusalén. Según la Biblia, era el lugar donde Jesús realizaba frecuentemente sus oraciones, e incluso se encontraba allí el día que fue arrestado. Es considerado uno de los lugares más sagrados de Tierra Santa.

Publicidad


Mar de Galilea

“Andando Jesús junto á la mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, que es llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en la mar; porque eran pescadores.” Mateo 4:18

El mar de Galilea es un lago de agua dulce perteneciente a Israel. Allí, Jesús reunió a sus primeros discípulos, pescadores que había encontrado alzando sus redes de las aguas poco profundas. También es el escenario donde Jesús caminó sobre el agua, y no muy lejos de allí se encuentra el lugar de la multiplicación de los panes y los peces.

Publicidad


Jerusalén

“Despierta, despierta, vístete de tu poder, oh Sion; vístete de tus ropajes hermosos, oh Jerusalén, ciudad santa. Porque el incircunciso y el inmundo no volverán a entrar en ti. Sal del polvo, levántate, cautiva Jerusalén; líbrate de las cadenas de tu cuello, cautiva hija de Sion.” Isaías 52:1-2

Jerusalén es la capital de Israel y es una de las ciudades más antiguas del mundo. Es donde Jesús predicó, fue crucificado y resucitó. Jerusalén también es la ciudad a la que Jesús fue llevado como un niño para ser presentado en el Templo.





Versiculo diario:


Artículos anteriores

Reparando Heridas del Corazón

La Oración de la Semana