¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Apostando por el Futuro

Tenemos que escuchar las preguntas y consultas que tengamos de las nuevas generaciones. Estas son el futuro y la continuidad de todos los valores que poseemos.

Publicidad

“Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.” Deuteronomio 6:6-7

Todos los pequeños buscan un modelo a seguir, y quién mejor que su padre o su madre. Comienza por asegurarte que tu pequeñín sea testigo de todas aquellas cosas que nos caracterizan a los hijos de Dios y pronto despertarás su curiosidad. Muchas de las conductas que surgen a raíz de la repetición no las cuestionan, pero por otro lado son esas conductas las que le traen seguridad a nuestros más pequeños.

Publicidad


“¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho, y dejar de amar al hijo que ha dado a luz? Aún cuando ella lo olvidara, ¡yo no te olvidaré! Grabada te llevo en las palmas de mis manos; tus muros siempre los tengo presentes.” Isaías 49:15-16

Los pequeños son también grandes imitadores de aquello que ven. Todos sabemos que podemos decirles mil y una cosas, pero ellos sólo acabarán imitando aquello que ven, y no lo que oyen. Mantener una rutina de lectura de Biblia y oración en familia, son consejos que te pueden resultar útiles. El tiempo compartido en familia hace que la comunicación entre los miembros sea mucho más fluida, lo que abre una puerta interesante a la hora de hablar de Dios en familia, incluidos los niños. 

Publicidad


“Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla, parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce una cosecha de justicia y paz para quienes han sido entrenados por ella.” Hebreos 12:11

Haz que la historia les resulte interesante. Seguramente estarás pensando: “¿No es suficientemente interesante la Biblia?” Claro que sí, solamente debemos hacer hincapié en las historias más fantásticas, que son las que más fácilmente pueden despertar su curiosidad. Hablarles de Cristo como un superhéroe puede también ser una tarea interesante. Lo desafiante en tal caso, es tratar de inculcarles el concepto de que el arma secreta de Dios es el amor.


“Queridos hermanos, ahora somos hijos de Dios, pero todavía no se ha manifestado lo que habremos de ser. Sabemos, sin embargo, que cuando Cristo venga seremos semejantes a Él, porque lo veremos tal como Él es. Todo el que tiene esta esperanza en Cristo, se purifica a sí mismo, así como Él es puro.” 1 Juan 3:2-3

Enséñale lo que Dios piensa de los más pequeños, de esa manera aprenderán que Dios los tiene en cuenta como a cualquier adulto, y que a veces su palabra es más oída que la de los más grandes. Cuando los pequeños se sienten incluidos dentro de las cosas importantes, no solamente los estamos invitando a participar de algo de lo que se sienten parte, sino que también se dan cuenta de cuán importante es estar cerca de Dios.





Versiculo diario:


Artículos anteriores

Reparando Heridas del Corazón

La Oración de la Semana