¿Cómo Perdonar? Modos de dar el primer paso.

Vale la pena el esfuerzo. Recordemos que el Hijo de Dios nos acompaña en cada paso y que Él nunca nos abandonará cuando decidamos tomar la decisión.

Perdonar es un acto liberador que nos permite mirar al futuro sin iras ni rencores y nos permite vivir en la paz de Cristo      

Publicidad

“El que perdona la ofensa cultiva el amor; el que insiste en la ofensa divide a los amigos”. Proverbios 17:9

No importa si estamos transitando una época de abundancia o si nos toca un momento difícil de sobrellevar, todos debemos estar predispuestos a experimentar la dicha de vivir con generosidad. Son muchas y muy variadas las formas que podemos encontrar para honrar la Gloria de Dios y probablemente una de las más importantes sea el acto de Perdonar.

Cuando Perdonamos de corazón, ponemos en práctica valores fundamentales como la Compasión, Humildad, Sabiduría y Reparación. ¡Qué triste es no poder perdonar o no ser perdonados! ¡Qué nocivos los sentimientos que produce en nuestras almas la falta de Misericordia!

No poder afrontar y superar las faltas u ofensas que los demás hayan podido tener con nosotros, genera en nuestro interior sentimientos que nos alejan de la Paz de Cristo.

Publicidad


“Tú, Señor, eres bueno y perdonador; grande es tu amor por todos los que te invocan”. Salmos 86:5

Es importante reconocer que Perdonar es una dulce Bendición, pero ¿Qué es Perdonar y qué implica?

Podríamos decir que implica erradicar y desestimar cualquier sentimiento de revancha. Debemos tener siempre presente La Palabra del Todopoderoso y bajo ningún punto de vista pagar mal con mal, deseándole el Bien a quien nos ofendió o perjudicó, orar por su bienestar y buscar la reconciliación constantemente. Perdonar requiere de nosotros un alto grado de coraje y valentía ya que implican retos con los que Dios quiere que lidiemos para lograr nuestra Transformación en Su Paz y en Su Gloria.

Imitemos a nuestro Señor y seamos sinceros a la hora de indultar a nuestros hermanos. De la misma manera debemos desarrollar un autentico Don de arrepentimiento a la hora de ser perdonados por nuestras fallas. Recordemos que Él hace mucho más que Perdonar. Él Sana y Limpia.

Publicidad


“Y cuando estén orando, si tienen algo contra alguien, perdónenlo, para que también su Padre que está en el cielo les perdone a ustedes sus pecados”. Marcos 11:25

La Perfecta Palabra del Altísimo es clara cuando coloca al Perdón como Pilar, Guía y camino para recibir Su Gloria en Jesús. Perdonar es asumir la protección que El Eterno derrama sobre nuestras existencias cada dia para que entre Él y nosotros no existan barreras. La ira y el rencor que provocan los resentimientos por las ofensas recibidas terminan siendo una cárcel, un circulo vicioso del cual no podemos desprendernos. ¿Cuántas veces un enojo se ha convertido en un pensamiento recurrente al que volvemos una y otra vez?

Perdonar, entonces, es también liberarse de las ataduras de la angustia, desprenderse de cargas que muchas veces nos auto infligimos y, sobre todas las cosas, nos permite mirar al futuro libres y sin ataduras, en concordancia con Dios y acercandonos más a las personas que Él nos ha llamado a ser.


“Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados, y no sólo por los nuestros sino por los de todo el mundo”. 1 Juan 2:2 

Dejemos de lado los sentimientos de ira y resentimiento y dejemos que los gestos de reconciliación se hagan presentes para sanar las heridas de nuestro corazón y el de nuestros hermanos.

Seamos receptivos para recibir y aceptar y dar arrepentimiento y Perdón.



¡Descarga la app hoy!

No te pierdas de los contenidos y las funciones exclusivas de Sagrada Palabra disponibles en la app.


Artículos anteriores

Que la Confianza Guíe tu Camino

Febrero el mes del Perdón