¿Qué Representan las Parábolas?

Descubre los secretos de estas hermosas enseñanzas. ¿Qué moralejas traen por detrás? Conócelas en el siguiente artículo.

Publicidad

“El espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ungido para anunciar el evangelio a los pobres. Me ha enviado para proclamar libertad a los cautivos, y la recuperación de la vista a los ciegos; para poner en libertad a los oprimidos;” Lucas 4:18

La parábola del buen samaritano es una de las parábolas más conocidas de Jesús , relatada en el Evangelio de Lucas. Se la considera una de las parábolas más realistas y reveladoras. Es parte de las llamadas "parábolas de la misericordia" propias del Evangelio de Lucas.

Publicidad


“Así que tú no temas, siervo mío Jacob -declara el Señor- ni te atemorices, Israel; porque he aquí, te salvaré de lugar remoto, y a tu descendencia de la tierra de su cautiverio. Y volverá Jacob, y estará tranquilo y seguro, y nadie lo atemorizará.” Jeremías 30:10

La parábola es narrada por el propio Jesús para demostrar que la caridad y la misericordia son las virtudes que guiarán a los hombres a la piedad y la santidad. Enseña también que cumplir la ley del amor es mucho más importante que cumplir la ley humana. En esta parábola, Jesús amplía la definición de prójimo.

Publicidad


“El espíritu del Señor Dios está sobre mí, porque me ha ungido el Señor para traer buenas nuevas a los afligidos; me ha enviado para vendar a los quebrantados de corazón, para proclamar libertad a los cautivos y liberación a los prisioneros;” Isaías 61:1

La figura de un samaritano, considerado un hereje para los sectores más ortodoxos de la religión en aquel momento, sirve para redefinir el concepto de prójimo que se manejaba entonces. Jesús, mediante esta parábola muestra que la Fe debe manifestarse a través de las obras, revolucionando el concepto de Fe de aquellos tiempos.


 “Entonces David dijo a su hijo Salomón: Esfuérzate, sé valiente y haz la obra; no temas ni te acobardes, porque el Señor Dios, mi Dios, está contigo. Él no te fallará ni te abandonará, hasta que toda la obra del servicio de la casa del Señor sea acabada.” 1 Crónicas 28:20

El pasaje presenta dos significados: Una lección de misericordia hacia los necesitados, y un anuncio de que todos pueden entrar en la vida eterna. Jesús no hace distinciones entre los hombres en este aspecto ya que todos son prójimos, sin importar nacionalidad, religión, ni ideas políticas; porque prójimo es sinónimo de próximo, cercano. Tampoco reconoce límites, demostrando que la práctica del mandamiento del amor es para todos.


“Él da fuerzas al fatigado, y al que no tiene fuerzas, aumenta el vigor. Aún los mancebos se fatigan y se cansan, y los jóvenes tropiezan y vacilan, pero los que esperan en el Señor renovarán sus fuerzas; se remontarán con alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán.” Isaías 40:29-31

Esta parábola es una de las más famosas del Nuevo Testamento, y su influencia es tal que el significado actual de samaritano en la cultura occidental es el de una persona generosa y dispuesta a ofrecer ayuda a quien sea que lo requiera. El buen samaritano se convirtió en símbolo típico de la fraternidad humana y del humanitarismo.




Artículos anteriores

Recuperando Tiempo: Eleva tu Esperanza

Oraciones y Plegarias del Mes de Agosto

Agosto El Mes de la Familia Unida

Nutriéndote de Amor

El Poder de ser una Persona Solidaria