Las Virtudes que Te Hacen más Fuerte

Reconocer nuestras virtudes nos permitirá pararnos y mantenernos de pie en la vida. Conoce el modo de reconocer hoy mismo todas aquella que te hacen una persona única.

Publicidad

Paciencia

“Pero precisamente por eso Dios fue misericordioso conmigo, a fin de que en mí, el peor de los pecadores, pudiera Cristo Jesús mostrar su infinita bondad. Así vengo a ser ejemplo para los que, creyendo en él, recibirán la vida eterna.” Timoteo 1:16

La paciencia es aquella que nos serena antes de actuar impulsivamente, es aquella que nos brinda la paz necesaria para poder conectarnos con Dios a través de nuestro corazón. De esa manera nos haremos de la paciencia necesaria para poder cultivar nuestra Fe.

Publicidad


Perdón

“¿Está enfermo alguno de ustedes? Haga llamar a los ancianos de la iglesia para que oren por él y lo unjan con aceite en el nombre del Señor. La oración de Fe sanará al enfermo y el Señor lo levantará. Y si ha pecado, su pecado se le perdonará.” Santiago 5:14-15

Poner la otra mejilla, o el perdón mejor graficado por la biblia: Pero el perdón va aún más allá. Dios nos enseña que no hay pecado alguno que no pueda ser perdonado por Él, siempre y cuando nuestro arrepentimiento sea genuino. Y lo maravilloso de todo esto es que, como el Señor nos insta a imitarle, esparciremos una red de perdón en el mundo que nos llenará de paz.

Publicidad


Confianza

“—Porque ustedes tienen tan poca Fe —les respondió—. Les aseguro que si tienen Fe tan pequeña como un grano de mostaza, podrán decirle a esta montaña: “Trasládate de aquí para allá”, y se trasladará. Para ustedes nada será imposible.” Mateo 17:20

La confianza en Cristo es imprescindible. Es gracias a ella que logramos cultivar la paciencia. Saber que Dios tiene un plan para nosotros nos motiva a seguir en su camino, amén de los obstáculos que nos toca atravesar.


Fe

“Precisamente por eso, esfuércense por añadir a su Fe, virtud; a su virtud, entendimiento; al entendimiento, dominio propio; al dominio propio, constancia; a la constancia, devoción a Dios; a la devoción a Dios, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.” Pedro 1:5-7

La Fe es el súper alimento espiritual por excelencia. Sin Fe nada lograremos, y al igual que una planta necesita del agua diaria para poder crecer fuerte y echar raíces que permitan su crecimiento, de la misma manera nuestro espíritu necesita de la Fe para poder crecer y mejorar como hijos de Dios, y el secreto se encuentra en la oración, ese momento íntimo con Dios que alimentará nuestra Fe como corresponde.


Amor

“Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.” Romanos 8:38-39

La respuesta ante todo debe ser el amor. Al seguir el ejemplo del Señor de amar como Él nos ama, instamos a que otros nos imiten, generando de esta manera un vínculo aún más estrecho con Dios, gozando de la misericordia del Padre Celestial.




Artículos anteriores

5 Enseñanzas para estar siempre en Paz