¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Los Pilares Fundamentales de la Paz

Aprende y explora en el siguiente artículo los pilares que te ayudarán a encontrar tu Paz interior.

Publicidad

“Y nosotros hemos llegado a conocer y hemos creído el amor que Dios tiene para nosotros. Dios es amor, y el que permanece en amor permanece en Dios y Dios permanece en él.” 1 Juan 4:16

Amor. El señor nos regala su más perfecta visión, su obra maestra, al decir que nos amemos unos a otros como Él nos ama. La prueba irrefutable que representa su amor incondicional al entregar su propia vida por nosotros, en el acto de amor más grande que se hay podido manifestar. Sé igual que Él y conviértete en un ejemplo vivo de su sabia palabra.

Publicidad

“Oh Jehová Dios, levántate ahora para habitar en tu reposo, tú y el arca de tu poder; oh Jehová Dios, sean vestidos de salvación tus sacerdotes, y tus santos se regocijen en tu bondad.” 2 Crónicas 6:41

Perdón. Actúa de la misma manera que Jesús siempre obró: perdonando a quienes le ofendieron. No es una virtud fácil de alcanzar, puesto que conlleva la difícil tarea de hacer a un lado nuestra propia arrogancia y hacernos de una gran cuota de humildad. Recuerda que es importante olvidar el rencor que genera la ofensa, pero es el primer paso en el camino del perdón.

Publicidad

“¡Oh, profundidad de las riquezas y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡cuán insondables son sus juicios e inescrutables sus caminos!” Romanos 11:33

Verdad. Utiliza esta arma en todo momento de tu vida, ya que sólo con la verdad triunfaremos realmente. La verdad, en contraposición con la mentira, representa la luz; todo aquello que está bien; la liberación de las cadenas de los sentimientos negativos que pujan por alejarnos del camino del Señor. Haz el ejercicio de enmendar mediante la verdad, todas las mentiras que, al igual que la hierba mala, arruina el cultivo de tu amor en Dios.


“Alabaré a Jehová conforme a su justicia, y cantaré al nombre de Jehová el altísimo.” Salmos 7:17

Humildad. Sé perseverante y practica el uso de esta virtud tan difícil de lograr mediante la implementación de la empatía, un arma que te permitirá comprender al prójimo y situarlo en la misma posición que la tuya, para entonces darte cuenta que al final del camino todos somos iguales ante los ojos de Dios. Sé humilde en vez de ser arrogante, ejercita tu humildad pidiendo consejo a los demás y teniendo en cuenta que siempre habrá algo qué aprender de tus hermanos.


“Enséñame, oh Señor, tu camino; andaré en tu verdad; unifica mi corazón para que tema Tu nombre.” Salmos 86:11

Bondad. Acaso la más importante virtud de Dios, la cual refleja la sumatoria de muchas otras virtudes que el Señor nos brinda. Su bondad se ve reflejada en el amor, en el perdón, en la humildad y en el uso de la verdad. Recuerda cómo sin importar cuántas veces le hemos ofendido o cuánto nos hayamos alejado de su camino, Dios siempre contará con una buena dosis de bondad para perdonarnos y aceptarnos nuevamente entre sus filas. Practica hoy la bondad evitando sentimientos de ira y rencor.




Artículos anteriores

Una Prueba de Fe: La Confirmación

Te Acompañará en Cada Paso

Alimento para tu Esperanza