¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Abriendo las Puertas del Hogar

Aprender a compartir es un milagro de vida. Aprende a conectarte profundamente con el siguiente artículo.

Publicidad


"Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo." Efesios 4:32

Siempre debemos guardar las esperanzas en la vida, ¿quieres saber por qué?

Se trata de un paso a paso cotidiano, donde la Fe se alimenta de buenas acciones, de conectar con aquellos seres de luz que nos rodean y que aparecen en nuestro camino.

Para lograr este cometido el Señor nos acompañará y nos envía desafíos para poder aprender y comprender que estaremos más cerca del Espíritu Santo, intentando ayudar a los seres queridos.

Si no tenemos energías o la suficiente certeza sobre nuestro destino de Fe, no importa. Si logramos incluir dentro de los propósitos de vida a Dios, podrás levantarte y seguir adelante, pensando en cómo incorporar de un modo muy pacífico y armonioso los senderos a nuestro corazón.

Publicidad


"Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad, hagamos bien a todos, y en especial a los de la familia de la Fe." Gálatas 6:10

Podemos mantener algunos pensamientos del pasado como recordatorio de las decisiones que tomamos, pero para mejorar nuestra vida y sentirnos de un modo más ameno y equilibrado, intentaremos mirar hacia el futuro, generando ideas y proyectos que nos ayuden a seguir con la frente en alto, con esperanza y Fe en el Espíritu Santo.

Si logramos avanzar hacia nuestro destino de Fe junto a nuestra familia, nuestros seres queridos, amigos y amigas, nos aseguraremos de construir un futuro próspero junto al Señor.

En la medida en que estemos con un enfoque de amor propio y de amor para con estos seres de luz que nos rodeen, podremos estar en paz y en equilibrio emocional en nuestro hogar. Compartiendo en comunión junto al Padre Celestial.

El Señor quiere potenciar tu vida y quiere que tengas la capacidad de amar y compartir con todo aquel que lo quiera recibir.

Debemos enfocarnos en el presente y en los potenciales cambios que podríamos hacer para construir ese puente de Fe.

Publicidad


"El Señor es justo en todos sus caminos y bondadoso en todas sus obras." Salmo 145:17

Si realmente anhelamos ese salto de Fe, debemos hacer un trabajo para poder sentirnos muy bien.

Darle lugar a la Gloria de Dios, a la esperanza y al amor del Espíritu Santo, nos ayudará a encontrar compañías suficientes y necesarias para lograr tu evolución y la renovación de un vínculo con El Señor. Tu nueva realidad, acompañada paso a paso sin miedo, confiando en Dios, te ayudará a sustentar tu Fe.

No bajes tus brazos ni tus sueños. Debemos estar profundizando nuestros vínculos con aquellas personas que más nos conocen y que nos guían hacia el destino de amor eterno.


"En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas." Gálatas 5:22-23

Que no se perciba como un sacrificio ni un camino sin felicidad, aprender a convivir con hermanos y hermanas.

Intercambiar experiencias y valorar todo lo que lograste en la vida, te mostrará quienes verdaderamente te quieren, quienes reconocen el valor de la Fe y la Gloria del Señor en tu corazón.

Resulta más sencillo empezar a hacer las cosas de una manera diferente, con una mirada atenta y bondadosa, como lo hizo Jesús con nosotros desde la Cruz.

Renueva tu relación mediante el perdón. Acércate a esas personas que realmente quieres y anhelas volver a tener cerca. Extiende tu mano y abraza las diferencias de las otras personas que desean compartir la vida junto a tí y al Padre Celestial.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Diciembre: El Mes del Milagro Universal

Perdiendo el Rumbo del Camino

El Nacimiento de Algo Especial