¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

¿Cómo Explicar la Navidad? Ilumina las respuestas junto al Señor

Uno de los gratos momentos de las fiestas es poder compartirlas con la familia y las personas queridas. ¿Podrías explicarle a un niño o una niña qué representa esta celebración?

Publicidad

“Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes.” Deuteronomio 6:6-7

Para estar preparados cuando nuestro hijo pregunte qué se celebra y qué es realmente la Navidad, debemos recordar que esta fecha con sus ritos, adornos y regalos, es una fiesta mágica, especialmente para los niños. Expliquémosle que nos reunimos en familia para festejar que nos queremos y estamos juntos un año más. Y también celebramos el nacimiento del Niño Jesús.

Publicidad


“¿Puede una madre olvidar a su niño de pecho, y dejar de amar al hijo que ha dado a luz? Aún cuando ella lo olvidara, ¡yo no te olvidaré! Grabada te llevo en las palmas de mis manos; tus muros siempre los tengo presentes.” Isaías 49:15-16

Es por eso que es conveniente celebrar la Navidad con nuestro hijo, para que se sienta integrado en su entorno social, y que le expliquemos quién es ese niño que se representa acostado en un pesebre. Su historia forma parte de nuestra civilización y de nuestra cultura y transmite un valioso mensaje basado en la paz, el perdón, la comprensión y el amor, valores con los que debemos educar a los niños desde muy pequeños.

Publicidad


“Ciertamente, ninguna disciplina, en el momento de recibirla, parece agradable, sino más bien penosa; sin embargo, después produce una cosecha de justicia y paz para quienes han sido entrenados por ella.” Hebreos 12:11

Como buenos hijos de Dios, seguramente transmitiremos a nuestro pequeño ese sentido profundo que estas fiestas tienen para nosotros: la celebración del nacimiento de Jesús como hijo de Dios, que tanta alegría nos produce. Entonces podemos decirle que era una persona muy buena que quería mucho a los niños, contándole su historia de una forma muy sencilla, como un cuento: Sus padres, María y José, eran pobres y se refugiaron en un establo para tenerlo. Cuando Jesús nació, acudieron a verle muchos con cosas de comer.


“Queridos hermanos, ahora somos hijos de Dios, pero todavía no se ha manifestado lo que habremos de ser. Sabemos, sin embargo, que cuando Cristo venga seremos semejantes a él, porque lo veremos tal como él es. Todo el que tiene esta esperanza en Cristo, se purifica a sí mismo, así como él es puro.” Juan 3:2-3

Para que este recuerdo de la navidad sea aún más entrañable, llévale a ver las luces y las decoraciones que ponen en las iglesias de tu ciudad. Y de la misma manera, comparte con él el proceso de decorar tu propia casa y armar un lindo arbolito de navidad.




Artículos anteriores

Una Prueba de Fe: La Confirmación

Te Acompañará en Cada Paso

Alimento para tu Esperanza