¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Con la Compañía Perfecta

Jamás te sentirás en soledad, ya que estaremos frente a frente a un compañero único. Descúbrelo en el siguiente artículo.

Publicidad


“Cuando cruces las aguas, yo estaré contigo; cuando cruces los ríos, no te cubrirán sus aguas; cuando camines por el fuego, no te quemarás ni te abrasarán las llamas.” Isaías 43:2

Debemos intentar tener muy presente que cuando las circunstancias de la vida nos empiecen a acorralar o simplemente nos empecemos a sentir con sensaciones que no son muy positivas debemos emitir una señal de ayuda. 

Podemos intentar organizar nuestros pensamientos y emociones por medio del diálogo con un ser querido. Un familiar, un amigo o amiga con el que tengamos mucha confianza. Seguramente su punto de vista nos ayudará a visualizar la situación de otro modo.

También podemos entablar un diálogo único e irrepetible orando, consultado con Dios para pedir que interceda y guíe nuestro camino.

Publicidad


“Bendito el hombre que confía en el Señor, y pone su confianza en Él. Será como un árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes. En época de sequía no se angustia, y nunca deja de dar fruto.” Jeremías 17:7-8

Debemos recordar lo valioso que resulta contar con la sabia mano de Dios guiando nuestros pasos; la benevolente naturaleza con la que siempre bendijo nuestras vidas, nuestras decisiones cotidianas y nuestros pensamientos.

Por eso es muy importante recordar que en Dios hallaremos un amigo fiel a quien podamos confiar nuestras preocupaciones, a la vez que a través de la oración podemos invocar su guía en los momentos en que las tinieblas de la preocupación amenacen nuestros pasos por el camino del Señor.

Publicidad


“-Porque ustedes tienen tan poca Fe -les respondió-. Les aseguro que si tienen fe tan pequeña como un grano de mostaza, podrán decirle a esta montaña: “Trasládate de aquí para allá”, y se trasladará. Para ustedes nada será imposible.” Mateo 17:20

Recordemos entonces que las obras de Dios se manifiestan en todos a aquellos que lo siguen y lo sirven siempre a corazón abierto, expresando en sus acciones la vocación de la fidelidad y la gratitud hacia Él.

Por ello, el principio de la sabiduría es la obediencia al Señor, buscándolo a través de la oración y el estudio de su palabra, que son las acciones que expresan nuestro apego y confianza en su voluntad y que son el medio por el cuál Él oirá nuestro pedido.


"A ti, Dios de mis padres, te alabo y te doy gracias. Me has dado sabiduría y poder, me has dado a conocer lo que te pedimos, ¡me has dado a conocer el sueño del rey!" Daniel 2:23

Dios nos ofrece la promesa de liberar el peso de nuestras cargas al atender mediante la Fe a su llamado, permaneciendo cerca de los que invocan su santa guía ayudándolos en todo momento de necesidad, siempre que permitamos que Él habite en nuestro corazón y dejándolo entrar con verdadera confianza y sinceridad.

Nunca olvidemos entonces que miles de experiencias, historias y recompensas sabias se encuentran alojadas en la Biblia, es un tesoro repleto de respuestas y guías hacia un destino de sanación y de Fe.

¿Cuándo fue la última vez que leíste un pasaje y lo utilizaste para resolver una duda en tu vida?





Versiculo diario:


Artículos anteriores

Liberándote del Pasado

Reparando Heridas del Corazón