¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Confiando Plenamente en tu Corazón

Cuano necesites confiar siempre recuerda que vamos a estar acompañados en todo el camino. Descubre en el siguiente artículo los pilares necesarios para retomar esa sensación junto al Espíritu Santo.

Publicidad


"Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él." 1 Juan 4:16

La confianza en uno mismo es una fuerza vital que debe estar siempre presente en nuestra vida. Sin ella, puede ser difícil enfrentar los desafíos que se nos presentan en el camino hacia la felicidad y la paz interior.

A menudo, transcurrimos nuestra vida sin detenernos a cuestionarnos las preguntas más fundamentales sobre nuestro bienestar emocional y espiritual.

Nos dejamos llevar por la rutina sin preguntarnos si realmente estamos felices con nuestro trabajo, nuestras relaciones amorosas, nuestra familia, nuestros amigos, nuestro estilo de vida o nuestra conexión con la Fe.

Publicidad


"Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará. Hará que tu justicia resplandezca como el alba; tu justa causa, como el sol de mediodía." Salmo 37:5-6

Pero cuando nos encontramos en un momento de incertidumbre o duda, es importante detenernos y tomar decisiones conscientes que nos permitan avanzar en nuestro camino hacia la luz de Dios.

El Señor nos brinda la oportunidad de dar saltos de fe y fortalecer nuestra confianza en nosotros mismos. Y nuestro Padre celestial está siempre dispuesto a guiarnos y apoyarnos en cada decisión que tomamos.

Sin embargo, el bienestar y la felicidad no son un derecho, sino una construcción que debemos emprender con la ayuda del Espíritu Santo. No podemos simplemente dejar que nuestra vida siga su curso sin intervenir en ella y sin confiar en nosotros mismos.

Debemos medir el nivel de satisfacción y felicidad que experimentamos en nuestra vida cotidiana y compararlo con lo que anhelamos en lo más profundo de nuestro corazón.

Publicidad


"Así que podemos decir con toda confianza: «El Señor es quien me ayuda; no temeré. ¿Qué me puede hacer un simple mortal?»." Hebreos 13:6

Para lograrlo, es importante que no cerremos los ojos a la realidad y que nos enfrentemos a nuestros problemas y desafíos de manera consciente y valiente. Una buena forma de comenzar es acercándonos a Dios en oración y buscando su guía y su sabiduría en cada decisión que tomamos.

De esta manera, podremos conectar con nuestro corazón y escuchar lo que realmente necesita.

Además, debemos estar dispuestos a cambiar aquellos aspectos de nuestra vida que no nos satisfacen o nos hacen infelices.

Esto puede implicar buscar información, consultar a otros, o incluso pedir ayuda profesional si es necesario. Lo importante es que tomamos decisiones sabias y firmes, y que confiamos en nuestra capacidad de modificar aquello que no nos gusta en nuestro camino hacia la Gloria de Dios.


"El que habita al abrigo del Altísimo se acoge a la sombra del Todopoderoso. Yo le digo al Señor: «Tú eres mi refugio, mi fortaleza, el Dios en quien confío»." Salmo 91:1-2

Por otro lado, también es importante que prestemos atención a nuestra relación con Dios. ¿Cómo nos sentimos en nuestra relación con él? ¿Estamos satisfechos con nuestro nivel de oración y de conexión con él? ¿Estamos haciendo esfuerzos por seguir sus enseñanzas y por vivir de acuerdo a su voluntad?

Si nos sentimos insatisfechos en nuestra relación con Dios, es importante que tomemos medidas para mejorarla. Esto puede implicar asistir a misa con más regularidad, leer la Biblia y otros textos sagrados, o incluso buscar un grupo de oración o una comunidad religiosa en la que puedas encontrar apoyo y guía espiritual.

La confianza en uno mismo es una fuerza vital que debemos cultivar y mantener en nuestra vida. Para lograrlo, debemos estar dispuestos a enfrentar nuestros desafíos y problemas de manera consciente y valiente, y confiar en la guía y el apoyo de Dios en cada decisión que tomamos.

Además, debemos prestar atención a nuestra relación con él y asegurarnos de cultivarla y mantenerla fuerte y saludable. Si hacemos esto, podremos avanzar en nuestro camino hacia la felicidad y la paz interior.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Salvando ese Lugar Interior

Alcanzando el Amor Paso a Paso

Programa de Oración 2023