¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Creando un Destino de Bienestar

Si logramos mantener un rumbo firme y constante por el camino de la iluminación, la atracción de buenas energías nos mantendrá gran parte de nuestras preocupaciones alejadas. En el siguiente artículo podremos encontrar versículos para inspirar nuestra mente.

Publicidad


“Oíd ahora los que decís: Hoy o mañana iremos a tal o cual ciudad y pasaremos allá un año, haremos negocio y tendremos ganancia. Sin embargo, no sabéis cómo será vuestra vida mañana, ¿qué es vuestra vida? Sólo sois un vapor que aparece por un poco de tiempo y luego se desvanece. Más bien, debierais decir: Si el Señor quiere, viviremos y haremos esto o aquello.” Santiago 4:13-15

Transitar los caminos del Señor definitivamente no es poca tarea. ¿Cómo es posible llevar adelante una vida basada en nuestra fe, en la ferviente creencia a la que día a día nos aferramos? ¿Es posible tomar todas las enseñanzas que Dios nuestro Señor nos ha dejado a través de su palabra y trasladarlas a las situaciones que vivimos cotidianamente, en esta vida plagada de avances tecnológicos y una constante devaluación de las normas éticas y morales?

Publicidad


“Por tanto, amados míos, como siempre habéis obedecido, no como en mi presencia solamente, sino mucho más ahora en mi ausencia, ocupaos en vuestra salvación con temor y temblor, 2:13 porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” Filipenses 2:12-13

Recordemos que de la mano de Dios, todo se da en un determinado momento aunque, muchas veces, ese momento no coincide con el nuestro. Pero, ¿por qué, qué es lo que Jesús nos quiere enseñar con esto?

Una de las lecciones más importantes que nos brinda la palabra de Dios es que Él tiene un plan para nuestras vidas, un propósito que nos ha llamado a alcanzar. De ella deriva una segunda lección -también vital- que muchas veces pasamos por alto: cómo cumplir ese plan.

Publicidad


"Porque sé que, gracias a las oraciones de ustedes y a la ayuda que me da el Espíritu de Jesucristo, todo esto resultará en mi liberación." Filipenses 1:19

El Señor nos llama a una transformación, a un crecimiento en carácter y en espíritu, que es complejo y no se dará de la noche a la mañana. De allí que la segunda lección que también nos enseña es aproximarnos a ese cambio de forma gradual, es decir, un paso a la vez. Dios sabe que no se trata de la cantidad, sino de la calidad, y que un paso bien tomado en serenidad y sabiduría, será mejor que dos avanzados a gran velocidad.

No será un proceso fácil, porque todo crecimiento involucra cambio y todo cambio lleva a su vez, miedo e incertidumbre. Sin embargo, tenemos una nueva oportunidad en cada día, para avanzar y cultivar ese carácter que El Señor desea en nosotros. Recordemos que el carácter es la suma de todos nuestros hábitos y que la única forma de desarrollar esos hábitos que honren al Señor, es practicando esos rasgos tanto en nuestras palabras como en nuestras acciones.


“Y con esta confianza me propuse ir primero a vosotros para que dos veces recibierais bendición, es decir, quería visitaros de paso a Macedonia, y de Macedonia ir de nuevo a vosotros y ser encaminado por vosotros en mi viaje a Judea. Por tanto, cuando me propuse esto, ¿acaso obré precipitadamente? O lo que me propongo, ¿me lo propongo conforme a la carne, para que en mí haya al mismo tiempo el sí, sí, y el no, no?” Corintios 1:15-17

Ocupémonos cada día de avanzar con pasos de calidad al crecimiento en carácter y la renovación de espíritu que son dignos del Señor, aceptando su guía y obedeciendo su palabra. Ocupémonos de la parte que nos corresponde y dejemos a Dios decidir sobre el resultado, Él es el único responsable de ensanchar nuestras veredas; tan sólo tenemos que estar preparados para cuando llegue ese momento indicado.





Versiculo diario:


Artículos anteriores

Liberándote del Pasado

Reparando Heridas del Corazón