Crónicas Navideñas 5 Momentos Clave Previos al Nacimiento de Jesús

“Porque un niño nos es nacido, hijo nos es dado, y el principado sobre su hombro; y se llamará su nombre Admirable, Consejero, Dios Fuerte, Padre Eterno, Príncipe de Paz.” Isaías 9:6

El nacimiento de Cristo en Belén fue un hecho casual, ya que San José, oriundo del reino de David y perteneciente a la tribu de Judá, tuvo que viajar con la Virgen María, que se encontraba en avanzando estado de gestación, a Belén para empadronarse en el lugar de residencia de sus antepasados, según ordenaba el edicto promulgado por César Augusto.

Publicidad

“Por tanto, el Señor mismo os dará señal: He aquí que la virgen concebirá, y dará a luz un hijo, y llamará su nombre Emanuel.” Isaías 7:14

Desde Nazaret la pareja de desposados se trasladó a Belén. Una vez allí, nació́ en un pesebre el Hijo de Dios, confirmando la profecía realizada por Miqueas: "Y tú, Belén, tierra de Judá, no eres ciertamente la menor entre las principales de Judá, porque de ti es de donde ha de salir el caudillo de mi pueblo de Israel".

Publicidad

“Respondiendo el ángel, le dijo: El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra; por lo cual también el Santo Ser que nacerá, será llamado Hijo de Dios.” Lucas 1:35

Plinio nos cuenta que el río Tiber se desbordó, sin haber llovido previamente. Los ánsares del Capitolio graznaron en tres ocasiones, lo que en otras ocasiones significó negro presagio, pero que en esta ocasión fue significado venturoso. Los historiadores narran otros hechos milagrosos que acontecieron con la llegada del Mesías, como las viñas de Engadí, ciudad de Israel junto al mar Muerto, que florecieron y dieron racimos en pleno mes de diciembre. Y en otros lugares se adelantó la primavera.

Publicidad


“Cuando Jesús nació en Belén de Judea en días del rey Herodes, vinieron del oriente a Jerusalén unos magos, diciendo: ¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque su estrella hemos visto en el oriente, y venimos a adorarle.” Mateo 2:1-2

Cuenta la leyenda que el propio César Augusto, yendo para su retiro, a descansar, también contempló señales en el cielo: tres círculos de luz resplandeciendo junto con la diadema solar. Y en lo alto había una virgen sentada amamantando un niño.

“Cumplidos los ocho días para circuncidar al niño, le pusieron por nombre Jesús, el cual le había sido puesto por el ángel antes que fuese concebido.” Lucas 2:21

Afirman los historiadores que el día del nacimiento de Cristo muchos árboles florecieron en pleno invierno como nunca antes lo habían hecho y también dieron mucha fruta y aroma. La matanza de los inocentes, por orden de Herodes, fue la nota que tiñe la historia de aspectos negativos pero también de la realidad a la que había que enfrentarse por ese entonces.



¡Descarga la app hoy!

No te pierdas de los contenidos y las funciones exclusivas de Sagrada Palabra disponibles en la app.


Artículos anteriores

Que la Confianza Guíe tu Camino

Febrero el mes del Perdón