¿Cuánto debo soportar? 5 consejos para lidiar con situaciones difíciles que ponen a prueba tu paciencia

“Confía callado en el Señor y espérale con paciencia; no te irrites a causa del que prospera en su camino, por el hombre que lleva a cabo sus intrigas.” Salmos 37:7

¿Qué haría Jesús? Un buen punto de partida para cuando nos encontramos en circunstancias en las que nuestra paciencia llega a un límite es preguntarnos qué haría Jesús en nuestro lugar. En Cristo hallaremos la respuesta y la forma de lidiar con tales situaciones, siguiendo Su ejemplo de amor y tolerancia.

Publicidad


“Por tanto, hermanos, sed pacientes hasta la venida del Señor. Mirad cómo el labrador espera el fruto precioso de la tierra, siendo paciente en ello hasta que recibe la lluvia temprana y la tardía.” Santiago 5:7

Cultiva tus dones. Ejercitar todas las virtudes con las que Dios nos ha bendecido a lo largo de nuestra vida es algo sumamente importante ya que las mismas se convertirán en herramientas para poder utilizar en casos donde, por ejemplo, necesitemos hacer uso extra de nuestra paciencia. Recordemos entonces fortalecer nuestros dones para que las circunstancias no nos encuentren desprevenidos y nos hagan tambalear.

Publicidad


“Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, carácter probado; y el carácter probado, esperanza.” Romanos 5:3-4

Ora. Hallar refugio en la oración es uno de los recursos más sabios para poner en práctica. Meditar en el silencio tratando de hallar la respuesta que Dios deposita en nuestros corazones es obrar con humildad pidiendo el Divino consejo a nuestro Santo Padre. Escuchar lo que nuestro corazón dicta es ejercitar la paciencia de una manera sumamente efectiva.

Publicidad


“Pero la semilla en la tierra buena, éstos son los que han oído la palabra con corazón recto y bueno, y la retienen, y dan fruto con su perseverancia.” Lucas 8:15

Lee la Santa Biblia. Seguramente a esta altura sabrás que allí se reúnen todas las enseñanzas que Cristo nos dejó como legado. Es de esa manera que refugiarnos en la lectura de las Sagradas Escrituras significa encontrar la paciencia que buscamos entre sus libros y versículos. Recordemos entonces que siempre hallaremos en ella la respuesta a todas nuestras preguntas.


“a fin de que no seáis perezosos, sino imitadores de los que mediante la Fe y la paciencia heredan las promesas.” Hebreos 6:12

Busca la paz que hay en tu corazón. Algunas personas se dedican a contar pacientemente hasta diez cuando se encuentran ante situaciones en las que su paciencia s ve en jaque. Los hijos de Cristo, en vez, miramos dentro de nuestro corazón para obtener la fuerza necesaria para combatir tal circunstancia. Recordemos que es en nuestro corazón donde podemos encontrarnos con Cristo mano a mano y de esa manera descubrir la manera en la que podremos contar con más paciencia.