¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Dándole Foco al Corazón

Porás recuperarte en todo momento y lugar del camino del Señor. Conecta con los siguientes versículos para profundizar tu conexión con Jesús.

Publicidad


“Si es posible, en cuanto dependa de vosotros, estad en paz con todos los hombres.” Romanos 12:18

En muchas ocasiones, nos encontraremos tomando decisiones sin un mapa claro. Podremos perdernos en las calles de un nuevo lugar al que nos hemos mudado o en un país al que acabamos de llegar. Lo haremos simplemente por el placer de explorar y conocer más a fondo ese nuevo entorno. Sin embargo, un día comprendí que la fe es el mapa de nuestras vidas.

Podemos avanzar en nuestro desarrollo sin depender de su guía. Podemos perdernos y disfrutar de esa experiencia. Pero si realmente deseamos llegar a nuestro destino, a ese lugar al que llamamos "hogar" o si queremos tener una relación más profunda con el Espíritu Santo, no nos queda más opción que adentrarnos en el camino trazado por el mapa de la fe. 

Publicidad


"Confía en el Señor de todo corazón, y no en tu propia inteleigencia. Reconócelo en todos tus caminos, y él allanará tus sendas." Proverbios 3:5-6

A menudo escuchamos la frase "no quiero caer en la rutina o en lo cotidiano". Sin embargo, no todas las rutinas resultan tediosas o pesadas. Pensemos, por ejemplo, en la rutina de desayunar junto a nuestros hijos o en la rutina de salir a pasear con nuestros seres queridos. De la misma manera, consideremos la rutina de acercarnos a nuestro Señor a través de la oración.

La oración, ya sea por la mañana, por la noche o cuando lo necesitemos, nos permite establecer una conexión directa con nuestro Padre. Al cuidar nuestros ojos para que no se desvíen hacia la tentación y al llenar nuestros corazones de paz, Él nos guiará por los caminos tormentosos de las dificultades y los estímulos que encontramos en nuestra vida cotidiana.

Publicidad


“Así, todos nosotros, que con el rostro descubierto reflejamos como en un espejo la gloria del Señor, somos transformados a su semejanza con más y más gloria por la acción del Señor, que es el Espíritu.” 2 Corintios 3:18 

Para seguir el camino de luz hacia Jesús, debemos demostrar una apertura espiritual, mental y emocional hacia la voluntad, el carácter y el poder de Dios. Si nos atrevemos a descubrirlo y a sumergirnos en las profundidades de nuestro corazón para amarlo y obedecer su llamado, encontraremos un refugio de alivio y confianza junto a nuestro Señor.

Al igual que los niños que ven el mar por primera vez, sus reacciones y la expresión de asombro en sus ojos nos enseñan que ese primer encuentro permanecerá grabado en sus mentes para siempre. Lo mismo sucede al depositar nuestra fe en el Señor.


"Hoy podemos tomar dicha decisión. De dar un giro en nuestro rumbo actual. Jesús es el único camino posible, ya que es el puente que une y nos conduce al verdadero refugio, a nuestro Dios, el Padre Celestial. “Aunque el Señor os ha dado pan de escasez y agua de opresión, tu Maestro no se esconderá más, sino que tus ojos contemplarán a tu Maestro. Tus oídos oirán detrás de ti una palabra: Este es el camino, andad en él, ya sea que vayáis a la derecha o a la izquierda.” Isaías 30:20-21

Procura rodearte de personas que nutran tu corazón, tus pensamientos y tu alma. Confía en ti mismo, en tus pasos y en las decisiones que tomas. La atracción de buenas energías dependerá de tu fe y de cómo conectes con tu espiritualidad y tus necesidades internas.

Aprende a confiar en el Señor, pues su mirada siempre estará guiando nuestro camino. Encomendémonos a su guía y permitámosle ser nuestra brújula en este viaje de la vida.

Obrando con el ejemplo, intentando realizar este ejercicio de ayudar a quién lo necesite con regularidad, nos permitirá acercarnos al destino de Fe con facilidad. Debemos estar equilibrando nuestras decisiones, nuestros pensamientos y emociones hacia un destino divino, de paz y amor.




Versículo diario:


Artículos anteriores

La Fe en Tiempos de Prueba

Vivir en la Verdad

Descubriendo las Fortalezas de la Vida