¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Debo Seguir En el Camino de Luz

No te confundas ni te vayas por otro camino. Suma estos versículos a tu vida y conecta nuevamente con el amor.

Publicidad


"Guíame, pues eres mi roca y mi fortaleza, dirígeme por amor a tu nombre." Salmo 31:3

La búsqueda de la prosperidad es un anhelo común en la vida de las personas, pero muchas veces se asocia exclusivamente con la acumulación de bienes materiales.

Sin embargo, la verdadera prosperidad se encuentra en el plano emocional y espiritual, y para alcanzarla es necesario comprender que el amor y la Gloria de Dios trascienden todo tipo de posesión material.

Es importante tener en cuenta que la sensación de seguridad que nos brinda la acumulación de bienes materiales tiene mucho que ver con nuestra historia y con lo que hemos vivido.

El lugar donde crecimos y las personas que nos educaron pueden influir en nuestra forma de percibir la prosperidad y la felicidad. Pero debemos tener en cuenta que el anhelo de acumular vienes perjudica a corto plazo nuestra salud y nuestro bienestar.

Publicidad


"Y todo lo que hagan, de palabra o de obra, háganlo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios el Padre por medio de él." Colosenses 3:17

Para alcanzar una vida próspera desde el plano emocional y espiritual, es fundamental encomendar nuestra esperanza al Espíritu Santo. El Señor nos dará acceso a las herramientas necesarias y nos presentará en el camino a personas y oportunidades para poder acompañarnos.

Debemos mantener el esfuerzo y confiar en que los resultados serán positivos, indicándonos el rumbo a seguir para poder seguir creciendo y profundizando nuestro vínculo con la Fe.

En el camino hacia la prosperidad, es posible que encontremos personas cercanas que no se alegren de nuestro éxito ni de nuestras decisiones futuras. Debemos comprender que muchas personas que están alejadas del camino de la Salvación y de la Gloria de Dios, no comprenderán nuestra devoción ni nuestra felicidad junto a Dios. Por eso, es importante controlar nuestras emociones y movimientos, siendo responsables con lo que hemos conseguido en la vida para poder seguir creciendo en la Fe.

Publicidad


"El que le suple semilla al que siembra también le suplirá pan para que coma, aumentará los cultivos y hará que ustedes produzcan una abundante cosecha de justicia." 2 Corintios 9:10

La coherencia entre nuestras acciones y nuestras creencias es fundamental para poder mantener una vida en paz y conectada con Dios. No podemos pretender que nuestra vida sea un templo de paz interior si en nuestro día a día no logramos corresponder con decisiones y acciones propias de una persona de Fe y de respeto por el Espíritu Santo.

Debemos ser coherentes con nosotros mismos, enviando mensajes claros y sanos a nuestro cuerpo y a nuestra mente.

Repone tus energías, tu Fe y tu esperanza ahora mismo. Enfoca tus necesidades individuales, canaliza tus temores y aférrate en oración a las bendiciones que nuestro Padre Celestial tiene listas para cada uno de sus hijos e hijas en este sendero de iluminación.


"Quiero alabarte, Señor, con todo el corazón, y contar todas tus maravillas." Salmo 9:1

Si nos mantenemos por la senda de luz, orando y conectándonos con el Señor, Él nos responderá como esperamos. Esto es el primer paso para sentirnos bien y libres de ataduras superficiales que brindan los bienes materiales y una falsa sensación de seguridad que se intenta demostrar con la compra de bienes.

La vida es sencilla, y un simple gracias o un quehacer cotidiano que nos de energía suficiente para conectarnos con la esperanza y la Fe de que un futuro mejor nos espera, será la base necesaria para poder salir adelante una y otra vez junto a Dios.

No te desesperes, rodéate realmente de quienes puedan darte un impulso de amor y esperanza. Las energías postiivas y buenos consejos no abudan en estos momentos, pero Dios siempre te enviará oportunidades especiales para tí. Pensadas y preparadas para que aprendas en este momento de la vida cuál puede ser tu camino de redescubrimiento espiritual y personal.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Tomando Ejemplos en la Vida

Erradica la Ansiedad de tus Días

Cambiando la Vida Rutinaria

La Paciencia: Una Base Única