¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Descubriendo el Amor Verdadero

Para poder comprender la inmensidad de este amor único debemos abrir nuestros corazones. Explora el siguiente artículo y comienza a sentirte de un modo único.

Publicidad


"Tú me cubres con el escudo de tu salvación, y con tu diestra me sostienes; tu bondad me ha hecho prosperar. Me has despejado el camino, así que mis tobillos no flaquean." Salmo 18:35-36

Poder contemplar que en todo momento del tránsito de nuestra vida vamos a estar lidiando con cambios y recibiendo situaciones en las que muchas veces no estamos con la preparación adecuada, nos hace comprender del valor que tiene el Espíritu Santo para iluminarnos. 

Dios estará siempre a nuestro lado apoyándonos y guiándonos con sus bendiciones y su Gloria eterna.

El Señor nos mantiene en constante evolución y superación personal. Este tipo de desafíos hacen que nos mantengamos siempre aprendiendo una lección muy oportuna en cada momento de nuestro tránsito por el sendero del Espíritu Santo.

Este tipo de crecimiento, hace que atravesemos los procesos de sanación y amor en armonía junto a la Fe. Recibir con apertura las nuevas oportunidades, y estar expectantes a los que vendrá, nos permitirá avanzar hacia nuevos rumbos donde el Padre Celestial nos aguarda. Déjate sorprender y conserva la esperanza y la curiosidad por todas las bendiciones que el Señor tiene listas para tí.

Publicidad


"Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia." Salmo 46:1

Lograr profundizar y cuidar nuestra relación con Dios y con nuestros pensamientos es un camino que vale la pena recorrer. En el horizonte podremos encontrar múltiples caminos que nos ayudarán a evolucionar como seres de luz.

Estar con los ojos bien abiertos y el corazón dispuesto puede generarnos una oportunidad de conocer a ciertas personas que nos ayuden a conectar con la Fe.

Abrir el abanico de posibilidades hacia alternativas más ricas y profundas de incorporar la luz de Dios en nuestro ser interior será un camino alternativo que nos hará descubrir el verdadero amor del Espíritu Santo.

Potenciar lo bueno y transformar aquello que ya no nos hace tan bien, nos hará crecer como personas: la marcha firme hará duraderos todos aquellos aprendizajes que incorporemos del Señor en nuestro corazón.

Publicidad


"Por ti me alegraré, oh Dios altísimo, y cantaré alabanzas a tu nombre." Salmos 9:2

Por lo general podemos movernos hacia adelante en nuestras vidas, esperando acercarnos cada día más en busca de la felicidad de forma consciente.

La felicidad no es sinónimo de alegría. Lejos estamos de pensar que ser feliz implica estar con una sonrisa en nuestros rostros a toda hora y a todo momento.

La clave en este momento es la actitud que tomamos ante la vida y sus escenarios de conflicto. De esta manera podremos contemplar con otra mirada y otro abordaje de esperanza y Fe todos los problemas que consideramos sin solución hoy día.

Es por eso que Jesús en todo momento, siempre estuvo feliz de hacer presente la Palabra del Padre Celestial. Muchas veces las adversidades que vivió nos dejaron claros ejemplos de cómo debemos avanzar ante la mirada del Señor.


"Un corazón alegre le hace bien al rostro, pero las penas del corazón abaten el ánimo." Proverbios 15:13

Si logramos prestar más atención a las pequeñas situaciones que hacen que nuestro día valga la pena, podremos disfrutar de un modo diferente las bendiciones del Señor.

Solemos andar apresurados por la vida, persiguiendo un objetivo firme y concreto, sin reparar en el resto del universo que nos rodea. 

Es hora de que abras tu corazón y dejes entrar el amor que te rodea y que proviene del Espríritu Santo.

Lo encontrarás en pequeños gestos y situaciones, en personas que están allí a tu lado y que muchas veces no reconoces como puentes de transformación espiritual.

Debemos enumerar todas las bendiciones que recibimos por día del Padre Celestial. Poder agradecer en oración a Dios por todas estas creaciones, nos permitirán conectar con la felicidad y el amor que está dentro de tu ser.

Es un pequeño paso que debes dar, permitiéndote expandir y crecer profundamente hacia tu conexión espiritual.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Diciembre: El Mes del Milagro Universal

Perdiendo el Rumbo del Camino

El Nacimiento de Algo Especial