¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Descubriendo el Momento Adecuado para Abrir tu Ser

Dedicar un espacio del día para tu reconexión espiritual es la clave de tu equilibrio emocional. Navega el siguiente artículo para conocer el modo adecuado para sanar.

Publicidad


“El Señor es mi roca, mi fortaleza y mi salvador; mi Dios es mi roca, en quien encuentro protección. Él es mi escudo, el poder que me salva y mi lugar seguro” Salmos 18:2

En los momentos de dificultad, encontramos refugio y fortaleza en Dios. Es en Él donde hallamos el sostén necesario para seguir adelante cuando los desafíos de la vida se vuelven abrumadores.

Nuestro Padre Celestial, en su infinita sabiduría, nos guía a través de su plan divino, permitiéndonos enfrentar y comprender los mensajes que nos envía. A veces, estos mensajes se manifiestan en situaciones concretas o en la presencia de personas que cruzan nuestro camino, ya sea para que les brindemos apoyo o para recibir su guía.

Publicidad


“Señor, mi salvador, ¡ven pronto en mi ayuda!” Salmos 38:22

¿Acaso anhelamos alcanzar una mayor plenitud como seres humanos? ¿Qué se requiere para dar ese salto de fe en nuestra vida?

La respuesta, aunque simple, a menudo se nos escapa de la vista y se anida en lo más profundo de nuestro corazón: el Espíritu Santo.

Al cimentar nuestro día a día y todas nuestras experiencias en la enseñanza y el amor de nuestro Salvador, adquirimos una perspectiva superior ante cualquier circunstancia. No existe una fórmula mágica ni un conjunto de reglas infalibles. El verdadero poder de la fe reside en la oración constante, en la reflexión sobre las sagradas escrituras y en la entrega total a Dios.

Publicidad


“El es el que hizo la tierra con su poder, el que estableció el mundo con su sabiduría, y con su inteligencia extendió los cielos.” Jeremías 51:15

En la comunión con nuestro Creador y en el seguimiento de sus enseñanzas encontramos la fuerza necesaria para enfrentar los desafíos que se presentan en nuestro camino. La fe nos sostiene, nos guía y nos eleva por encima de las adversidades, iluminando nuestro sendero con la luz divina que nos conduce hacia la plenitud espiritual.

Dentro de su plan divino, Dios tiene cuidadosamente trazadas oportunidades para cada uno de nosotros, sus hijos e hijas. Estas oportunidades nos brindan las certezas necesarias para vivir en armonía y fraternidad emocional con los demás.

La Palabra de Dios nos proporciona enseñanzas profundas que nos instan a mirar más allá de las dificultades y obstáculos que encontramos en nuestro camino. Nos enseña a observar más allá de las nubes que oscurecen el sol y a discernir el árbol que se erige en medio del bosque, permitiéndonos comprender verdaderamente el propósito de las pruebas y desafíos que enfrentamos en nuestra jornada de aprendizaje.


“Ciertamente El asombrará a muchas naciones, los reyes cerrarán la boca ante El; porque lo que no les habían contado verán, y lo que no habían oído entenderán.” Isaías 52:15

Nuestra conexión con el Espíritu Santo nos capacita para manifestar nuestros anhelos más profundos a través de decisiones y acciones concretas. Al permitir que el Espíritu Santo guíe nuestros pasos, nos alineamos con la voluntad divina y nos convertimos en instrumentos de amor y esperanza en el mundo.

Al transmitir el mensaje divino, lleno de amor y esperanza, podemos seguir con fidelidad el camino de descubrimiento y aprendizaje que Dios ha trazado para nosotros. Con humildad y respeto, extendemos la mano a aquellos que necesitan apoyo y consuelo, llevando la Palabra y la gloria de Dios a cada rincón de nuestras vidas.

Sin importar en qué etapa de la vida nos encontremos, podemos tener la certeza de que Jesús está siempre presente, tanto en nuestro interior como en aquellos que nos rodean como compañeros de fe y hermanos en el camino espiritual.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Retomando el Contacto Celestial

Verificando la Fe en Nuestro Interior

Extiende la Alegría a tu Hogar

Decidiendo un Futuro de Paz

El Ejercicio Justo para el Corazón

Reviviendo Nuevamente la Esperanza