¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Despejando el Camino de Incertidumbres

Una vez que logremos superar las adversidades podremos mirar con claridad el futuro destino. Descubre en el siguiente artículo el verdadero camino del amor.

Publicidad


“Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas”. Mateo 11:29

El futuro muchas veces genera incertidumbre. No saber bien qué nos deparará o simplemente cómo vamos a llegar a esas instancias nos genera por momentos ansiedad y variables a resolver de un modo incierto.

La clave para restaurar esa confianza radica en la reparación de las relaciones humanas de tu entorno. En ningún momento se nos obligará a conformarnos con lo que nos sucede. Todo lo contrario:  lo que si pide es un criterio, una visión en común, un punto equilibrado de encuentro y un sentido de propósito junto al Espíritu Santo.

Aprender a tolerar y comprender los sucesos que aparecen en nuestra vida, nos ayudará a comprender que el Señor nos está guiando por la senda del bien. Logrando acuerdos desde el amor y el respeto, nos ayudará a interpretar las enseñanzas que nos presente el Padre Celestial.

Publicidad


“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley”. Gálatas 5:22-23

Si logramos mantener la calma y buscamos la paz y el equlibrio en nuestro interior, lograremos que la paciencia conecte con el Espíritu Santo. Tener la capacidad de poder escuchar a otras personas y a quienes más nos necesitan construirá un puente de conexión espiritual con Dios. Su presencia y su comprensión serán nuestra iluminación cotidiana en los momentos que sintamos soledad o tristeza.

Los problemas y las incertidumbres se reducirán al máximo si logramos encontrar ejemplos en la Biblia o versiculos que nos ayuden a dar ese salto de Fe.

Publicidad


“Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer”. 1 Corintios 1:10

Si logramos ocultar las diferencias y el rencor entre las personas que nos ofenden o que nos faltan el respeto, entonces estaremos eliminando de nuestra vida malos hábitos y situaciones indeseadas que nos llevan a lugares oscuros y ocultos de nuestro ser.

No es una batalla que debemos ganar, es una situación que podemos resolver. Puede suceder que, producto del orgullo, del ego,  ninguna de las dos partes quiera dar el primer paso para acercarse al otro y perdonar.

En ese caso deberemos revisar seriamente nuestras decisiones, acciones y palabras ante los ojos del Señor. Siempre debemos poner la otra mejilla y tenemos que intentar comprender al hermano o hermana que nos aparezca en el recorrido. Probablemente estemos aprendiendo algo que nunca antes pudimos resolver.


“Él es el sacrificio por el perdón de nuestros pecados, y no sólo por los nuestros sino por los de todo el mundo.” 1 Juan 2:2

Si queremos entonces dar ese salto de Fe y despejar esas incertidumbres del camino, entonces primero deberemos hacernos cargo de nuestras necesidades espirituales, elimininando cualquier rastro de sentimientos negativos que puedan llegar a perjudicar nuestro futuro.

Buscar la conciencia del amor y del respeto en nuestro corazón: mediante la Fe, la esperanza, el compromiso de la oración y el perdón estaremos celebrando las bendiciones y la Gloria del Señor.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Consiguiendo un Espacio de Paz Mental

Actualizando Nuestra Energía Vital

Fortaleciendo Nuestra Confianza

Una Manera Única de Dar el Ejemplo