¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Edificando una Relación Armoniosa

En todo momento y lugar tenemos oportunidades de aprender de nuestros errores y de cómo decir perdón. Intenta poner en práctica estos versículos para tu día a día.

Publicidad


“Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre sino por mí.” Juan 14:6

Si te detienes a pensar un poco, lo esencial es tu cuidado, eres un ser vivo del Reino de Dios, y mereces lo mejor bajo sus bendiciones. Pero la persona responsable de tu cuidado, eres tú.

Tienes todas las condiciones para evolucionar sanamente y tener una buena vida. Pero debes trabajar para ello. Escucha la voz interior que se conecta con el Espíritu Santo que nutrirá tu cuerpo llenándote de energía.

Si ya sientes que es momento de pedir ayuda y si sientes que resulta muy difícil, estás en el lugar indicado.

Los malos hábitos te desaniman y destruyen. Apártate de ellos de inmediato y retoma el sendero de tu cuidado y del respeto por los valores de la FE. Cosecharás cosas buenas para tí y los tuyos si escuchas a Jesús que nos nutre con amor y pureza. 

Publicidad


“Nuestra boca se ha abierto a vosotros, oh corintios; nuestro corazón se ha ensanchado. No estáis estrechos en nosotros, pero sí sois estrechos en vuestro propio corazón. Pues, para corresponder del mismo modo, ensanchaos también vosotros”. 2 Corintios 6:11-13

Tengamos la Sabiduría y la humildad suficientes como para reconocer nuestros errores, dejemos espacio en nuestros corazones para la reconciliación y el perdón. Potenciando estos valores, alejaremos por completo el orgullo y el enojo de nuestras almas.

Sustentados en nuestra Fe y en las enseñanzas de nuestro Padre Celestial, podremos sanar todas las heridas que los disgustos propios y ajenos puedan haber causado.

Tienes en tus manos la oportunidad de evolucionar y de profundizar tu espiritualidad junto al Padre Celestial y con tus seres queridos.

Publicidad


“Porque en ti está la fuente de la vida; en tu luz vemos la luz”. Salmos 36:9

El día de hoy tendrás una tarea que te ayudará a conocerte: harás un ejercicio mental con las personas que te guiaron durante toda tu vida.

Busca momentos de tu vida pasada y recuerda las veces que te acercaste a esas personas que más te conocen. Que te ayudaron a superar esos escenarios de conflicto en momentos de tu vida.

Recuerda que también el Señor estuvo presente allí junto a estas personas especiales, que te conocen. El Padre Celestial los guía por medio de sus bendiciones y de su Gloria.

El respeto a tu esencia, a la tierra de la que provienes, te llevarán en el camino correcto. A veces los resultados tardan, pero la vida tiene su ciclo, si la tierra es fecunda y la semilla buena, el resultado aparecerá. Y será una cosecha fuerte y rica. Ocúpate de la siembra y ten paciencia, porque nadie cosecha antes de sembrar.


“Entonces, ya sea que comáis, que bebáis, o que hagáis cualquier otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios.” 1 Corintios 10:31

No es necesario apurarse, pero si sientes que necesitas profundizar tu vínculo con el Espíritu Santo, puedes comenzar ahora mismo.

Si te interesa es el momento y tienes el tiempo adecuado para buscar vías de cuidado de tu propio cuerpo, mente y espíritu.

Acércate a la Palabra Sagrada y todo lo relacionado con nutrirte de Fe. Aprende a generar nuevos hábitos que te ayudarán a reencontrarte con tu ser interior y con Dios.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Diciembre: El Mes del Milagro Universal

Perdiendo el Rumbo del Camino

El Nacimiento de Algo Especial