¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

El Refugio del Amor: Un Camino de Descubrimiento

Poder estar acompañados en el recorrido de la vida por un compañero o compañera, nos ayudará a comprender los regalos del amor.

Publicidad


Precisamente por eso, esfuércense por añadir a su fe, virtud; a su virtud, entendimiento; al entendimiento, dominio propio; al dominio propio, constancia; a la constancia, devoción a Dios; a la devoción a Dios, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.” 2 Pedro 1:5-7

Un esposo o una esposa cristiano es la clave para un matrimonio exitoso y ejemplar ante los ojos de Dios, quien bendice esta santa unión dotando a ambos de aquellas virtudes que nos representan como verdaderos hijos suyos. Al encontrar una pareja cristiana, conoceremos el significado del amor más puro y tendremos la seguridad de encontrarnos en el camino del Señor con un propósito firme: Servirle.

Publicidad


"Sea bendito tu manantial, Y alégrate con la mujer de tu juventud, Como cierva amada y graciosa gacela. Sus caricias te satisfagan en todo tiempo, Y en su amor recréate siempre." Proverbios 5:18-19

Dos personas, un mismo camino. Una pareja cristiana bien conoce el significado y la importancia de andar por el camino del Señor. Sabe de los sacrificios y beneficios de transitarlo, conoce el comienzo y el final. Contar con un compañero o compañera en Cristo nos brinda compañía y consejo para tomar dicho camino y permanecer en él sin desviarnos, para superar las pruebas que Dios nos presenta, las que nos hacen crecer en espíritu y ser mejores personas.

Publicidad


“Más valen dos que uno, porque obtienen más fruto de su esfuerzo. Si caen, el uno levanta al otro. ¡Ay del que cae y no tiene quien lo levante! Si dos se acuestan juntos entrarán en calor; uno solo ¿cómo va a calentarse? Uno solo puede ser vencido, pero dos pueden resistir. ¡La cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente!” Eclesiastés 4:9-12

Dios nos enseñó que debemos hacer buen uso del tiempo, ya que este es un tesoro único. Por eso, nos debemos perder nuestro tiempo en relaciones no cristianas, relaciones que no llegarán a ningún lado y que pueden fomentar hábitos que el Señor no aprobaría. Recuerda que la vida es el regalo de Dios para nosotros, y debemos honrarla haciendo buen uso de nuestro tiempo.


"Esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor. Porque el esposo es cabeza de su esposa, así como Cristo es cabeza y Salvador de la iglesia, la cual es su cuerpo. Así como la iglesia se somete a Cristo, también las esposas deben someterse a sus esposos en todo ” Efesios 5:22-24

Reivindicar a la familia como institución sagrada. Sólo con una pareja cristiana podremos volver a poner a la familia en el pedestal que se merece, con relaciones duraderas basadas en el amor a Dios, la confianza mutua y la alegría de compartir los mismos valores que Dios quiere para nosotros.


“Ustedes, las esposas, deben sujetarse a sus esposos, pues es lo que se espera de ustedes como cristianas. Y ustedes los esposos deben amar a sus esposas y no ser groseros ni duros con ellas.” Colosenses 3:18-19

La mejor compañía. Un compañero o una compañera es justo lo que necesitamos en esta vida. De la misma manera que Dios creó a Eva para que Adán no se sintiera solo en el paraíso, nosotros debemos encontrar una pareja cristiana que nos acompañe en el camino del Señor, para poder compartir los buenos momentos y poder sostenernos en el otro durante los malos; para amar y para ser amados; para oír y ser oídos.





Versiculo diario:


Artículos anteriores

Liberándote del Pasado

Reparando Heridas del Corazón