¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

El Valor de la Amistad. Reflexiones para Mantener Activa esta Maravillosa Bendición

Usamos tantas veces el término Amistad que, a medida que pasa el tiempo, vamos perdiendo la dimensión y el peso que tiene esta palabra. Sin embargo, es una de las más hermosas Bendiciones que El Señor nos ha otorgado y, como tal, debemos honrarla en Su nombre.

Publicidad



“En todo tiempo ama el amigo; para ayudar en la adversidad nació el hermano”. Proverbios 17:17 

A lo largo de nuestras existencias cultivamos relaciones de amistad de diverso tipo. Son tantas las personas con las que interactuamos y a las cuales les tomamos cariño fraternal, que podemos llegar a pensar que todas estarán allí cuando más lo necesitemos. Debemos comprender que amigo no es solo aquel que nos acompaña en los momentos de dicha sino, también, los que caminan con nosotros en las instancias más complicadas de la vida.

En Proverbios 17:17 podemos encontrar la verdadera esencia de este maravilloso sentimiento y el valor autentico y profundo que tiene un amigo.

Esta reciprocidad afectiva se traduce en valores que, los que caminamos junto al Señor conocemos muy bien. La amistad se basa en la entrega desinteresada de Amor, Sinceridad, Lealtad y Respeto. Es un Compromiso con el cual nos ha Bendecido Dios y como tal debemos cuidarlo como un preciado tesoro del Espíritu.

Publicidad


“Nadie tiene amor más grande que el dar la vida por sus amigos”. Juan 15:13 

Cristo nos llama amigos y nos ama incondicionalmente. Esto significa que Su Amor hacia nosotros va más allá de nuestros errores y defectos. Por eso es fundamental seguir Su ejemplo y aplicarla con nuestras amistades.

Muchas veces, debido a diferencias de criterio con el otro, podemos llegar a sentirnos distanciados e inclusive disgustados. Sin embargo, si sabemos que es una autentica amistad que nace del corazón, deberemos desarrollar nuestros Dones de Humildad, Compasión y Fidelidad para comprender el contexto en cual se dan los desencuentros. Estemos receptivos y dispuestos a escuchar lo que quieren decirnos. Cuáles son sus motivaciones e inquietudes y ellos harán lo mismo con nosotros.

Porque, en definitiva, un amigo es alguien que El Señor ha puesto en nuestro camino para transitar, desde ese símbolo de Amor fraternal, los momentos de cosecha y las tormentas más intensas.

Publicidad


"Más valen dos que uno, porque obtienen más fruto de su esfuerzo”. Eclesiastés 4:9

En Eclesiastés 4:9 encontramos la autentica motivación para permanecer unidos a nuestros hermanos.  

Cuando nuestras cargas se hacen muy pesadas y tenemos la impresión que no podremos afrontar el reto, siempre podremos contar con la contención y el consejo de nuestras amistades. Ellos nos ayudaran a transitar las vicisitudes que se presenten en nuestras vidas. Seamos solidarios y misericordiosos con nuestros hermanos, seamos su sostén en instancias de angustia y nunca los abandonemos.

En este sentido, es bueno recordar las palabras del Papa Francisco dichas el 03/02/14: “Es importante tener amigos en quien poder confiar. Pero es esencial tener confianza en el Señor, que nunca falla”.


“Queridos hermanos, amémonos los unos a los otros, porque el amor viene de Dios, y todo el que ama ha nacido de él y lo conoce”. 1 Juan 4:7

Debemos reconocer la amistad como un Don de Dios, una Bendición a través de la cual, El Señor permite que nos superemos y transformemos continuamente.

En cada acto de Amor está La mano del Altísimo y por eso es necesario rubricar y hacer crecer nuestro Espíritu de Gratitud con Dios Padre, ya que la presencia de amistades en tiempos difíciles, son pruebas de Su Cercanía, Consuelo y Misericordia.





Versiculo diario:


Artículos anteriores

Reparando Heridas del Corazón

La Oración de la Semana