¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

En Busca de Respuestas en el Cielo

Al mirar hacia el horizonte, elevamos la mirada y en el Templo Celestial posamos los pensamientos y anhelos. Aprende a enfocar tus desafíos en las manos del Salvador.

Publicidad


"El Señor mismo descenderá del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego los que estemos vivos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados junto con ellos en las nubes para encontrarnos con el Señor en el aire. Y así estaremos con el Señor para siempre." 1 Tesalonicenses 4:16-17

No nos falta el tiempo para mirar el cielo. No nos falta la oportunidad. No nos falta el deseo de hacerlo, y ni siquiera dudamos del placer que obtendremos al hacerlo, sabiendo que el Señor nos cuida y nos conduce por la senda del amor y del bien.

Carecemos de la fuerza para decidir hacer algo que nos beneficie a nosotros como hijos e hijas de Dios. Esta acción tan simple puede traernos bienestar espiritual, y quizás sintamos que éste no tiene cabida en un mundo actual tan efímero y con anhelos de acumulación exclusivamente material.

Nos falta la decisión de dedicar tiempo a cultiva la Fe en nuestros corazones.  Hacer una pausa necesaria para volver a enfocar nuestro día, re encausando nuestra vida, corrigiendo el rumbo en el camino del Espíritu Santo.

Son esos minutos de oración y contemplación de los que nos privamos a diario, los que nos ayudarían a tener paz y tranquilidad interior. ¡Intenta orar y mirar al cielo ahora mismo!

Publicidad


"Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra." Colosenses 3:2

Todos los procesos internos que nos conducen al crecimiento necesitan que nos ocupemos de ellos. Para esto, debemos intetar tener una mirada distinta de nuestros actos y decisiones para realmente ocuparnos en nuestra conexión superior.

Dejar de mirar el suelo para mirar el cielo: si logramos hacer este pequeño cambio de perspectiva, nos ocasionará una nueva posición en el transcurrir de cada día.

Acercarnos desde la Fe a nuestras decisiones diarias nos dará un nuevo sentido de la existencia junto al Señor. Se aparecen nuevos motivos para vivir, se abren horizontes de amor y felicidad, sintiendo a nuestros problemas como simples tropezones y momentos para aprender de la vida.

Cuando nos unimos al concierto universal del Espíritu Santo, del Señor y de su hijo Jesús, no debemos temer ante nada ni nadie. Al transcurrir de los hechos, somos parte de algo mayor, tenemos brillo propio, ya que pertenecemos al Templo Celestial de Dios.

Publicidad


"En cambio, nosotros somos ciudadanos del cielo, de donde anhelamos recibir al Salvador, el Señor Jesucristo." Filipenses 3:20

Gracias a la esperanza y la Fe, hay engranajes que siempre están en constante movimiento, sólo hay que aprender a comprender las pruebas y enseñanzas que nos acerca el Señor.

No somos un todo completo, somos una parte de este engranaje, completandolo y contribuyendo para que todo siga el curso de luz que nuestro Padre Celestial nos invita a recorrer. 

Por esto es importante que leas bien las señales, que no pretendas a forzar el destino en dirección a lo que pretendes, sino que interpretes lo que el Espíritu Santo te muestra.

Detenerse, mirar hacia arriba, sentirse parte de ese conglomerado de bendiciones que nos unen, percibiendo la Gloria del Señor, conestruirán a futuro la confianza necesaria para unir la certeza de que todo va a mejorar en la sabiduría infinita de Dios.

Esto es lo que te llevará a lograr tus metas, participar del concierto del universo de la FE, y no pretender tocar tu propia melodía individual.


"Los cielos cuentan la gloria de Dios, el firmamento proclama la obra de sus manos. Un día transmite al otro la noticia, una noche a la otra comparte su saber." Salmo 19:1-2

Es difícil llegar a percibir el punto justo del equilibrio necesario entre nuestras necesidades espirituales y aquellas que el Señor quiere que incorporemos a nuestras vidas.

¿Nos sentiríamos a gusto como una parte del plan único que posee el Señor?¿Seríamos un elemento valioso e indispensable para que el universo de la Fe se traslade a nuestro corazón?

No resulta un equilibrio tan difícil de lograr el que nos permite estar en paz, disfrutando de la vida junto a Dios, No debemos creer que somos seres complejos: debemos reconocernos como seres valiosos y únicos, cuidando y respetando nuestras bases de creencias y fundamentos de vida junto al Señor.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Respeto: El Reflejo del Ser

Recobrando La Memoria del Amor

Recordando a esas Mujeres Superiores

Midiendo Nuestro Bienestar Emocional