Los 10 mandamientos: 5 curiosidades.

“Cada uno de vosotros ha de reverenciar a su madre y a su padre. Y guardaréis mis días de reposo; yo soy el Señor vuestro Dios.” Levítico 19:3

Los 10 mandamientos fueron dichos a Moisés tres meses luego que había sacado a los Israelitas de Egipto. El tiempo de Dios de esperar hasta el tercer mes para dar los mandamientos no fue una coincidencia. Él ya se había probado a sí mismo como su Libertador y Proveedor y era hora de poner a prueba su Fe y revelar sus estándares divinos para ellos.

Publicidad


“Cuán bienaventurado es el hombre que hace esto, y el hijo del hombre que a ello se aferra; que guarda el día de reposo sin profanarlo, y guarda su mano de hacer mal alguno.” Isaías 56:2

Debido a que Moisés permaneció en el Monte Sinaí por un período tan largo de tiempo, los israelitas pensaron que no volvería y decidieron hacer un ídolo en forma de un becerro de oro. Cuando Moisés lo vio, arrojó las primeras tablas por la montaña con ira.

Publicidad


“Y el Señor dijo a Moisés: Sube hasta mí, al monte, y espera allí, y te daré las tablas de piedra con la ley y los mandamientos que he escrito para instrucción de ellos.” Éxodo 24:12

Después de eso, el Señor llamó a Moisés para cincelar un nuevo conjunto de tablas de piedra y una vez más recorrer la montaña para la revelación divina. Esta vez, Moisés ayunó 40 días y 40 noches, escuchando la voz del Señor mientras hablaba las palabras de la ley del pacto por segunda vez.

Publicidad


“Y sucedió que tan pronto como Moisés se acercó al campamento, vio el becerro y las danzas; y se encendió la ira de Moisés, y arrojó las tablas de sus manos, y las hizo pedazos al pie del monte.” Éxodo 32:19

Los verdaderos mandamientos de piedra fueron colocados por Moisés en el Arca de la Alianza, también conocido como el Arca del Testimonio. Era un arcón hecho de madera de acacia, cubierto con oro, y utilizado para sostener la vara de Aarón y una porción de Maná también. El Arca finalmente se alojaría en el Templo, pero luego se perdió en el mundo.

Publicidad


“Y el Señor dijo a Moisés: Lábrate dos tablas de piedra como las anteriores, y yo escribiré sobre las tablas las palabras que estaban en las primeras tablas que tú quebraste.” Éxodo 34:1

El quinto mandamiento, que nos indica honrar a nuestro padre y nuestra madre, concluye con “…“para que tus días sean largos sobre la tierra que el Señor tu Dios te está dando.” Vale la pena señalar que la promesa de Dios de larga vida es una promesa de su provisión, protección y guía todos los días de nuestras vidas. Éste se incluyó en los mandamientos porque Dios finalmente quería que su pueblo lo honrara. Tratar a nuestros padres terrenales con el debido respeto es sólo un indicio de cómo honramos y glorificamos a Dios.