¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Aprendiendo de los Errores

Descubre cómo ha cambiado la manera en la que pensamos y transitamos la vida. Los errores son una forma de aprender y debemos atesorarlos. Explora el siguiente artículo y renueva tu esperanza ahora.

Publicidad

“Porque el Señor tu Dios está en medio de ti como guerrero victorioso. Se deleitará en ti con gozo, te renovará con su amor, se alegrará por ti con cantos.” Sofonías 3:17

La imagen de Cristo ha cambiado a través de la historia. Numerosos factores hicieron que sus fieles pasaran del temor desmedido a un Dios con poca misericordia pero de duros castigos, al Dios benevolente de hoy en día, caracterizado por su amabilidad y su incomparable amor.

Publicidad


“Ya te lo he ordenado: ¡Sé fuerte y valiente! ¡No tengas miedo ni te desanimes! Porque el Señor tu Dios te acompañará dondequiera que vayas.” Josué 1:9

Grandes errores se han cometido en el pasado en nombre de Cristo, haciendo que su figura se desdibujara un poco de acuerdo a lo que en la Biblia se profesa. La inquisición fue un claro ejemplo de ello, donde aquellos que no cumplían con las reglas impuestas por el consejo, eran perseguidos.

Publicidad


“Porque yo soy el Señor, tu Dios, que sostiene tu mano derecha; yo soy quien te dice: No temas, yo te ayudaré.” Isaías 41:13

Algunos de ellos eran marcados como herejes, resultando en torturas y hasta la muerte para quienes fueron culpados con esta terrible acusación. En aquel entonces, Dios era temido fervorosamente, y la religión se vivía como una práctica bastante rígida y sin lugar a cuestionamientos, los que tranquilamente podrían llevarte a la hoguera. 





“Señor, tú eres mi Dios; te exaltaré y alabaré tu nombre porque has hecho maravillas. Desde tiempos antiguos tus planes son fieles y seguros.” Isaías 25:1

En aquellos tiempos, la imagen del diablo era tan fuerte como la de Jesús, puesto que se apoyaban en el demonio para justificar la persecución a fieles sin motivo alguno. De allí que también la persecución se haya extendido hacia América del norte, Estados Unidos, para ser más específicos.


“Y nosotros hemos llegado a saber y creer que Dios nos ama. Dios es amor. El que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él.” 1 Juan 4:16

En la era moderna, la manera en la que vemos a Cristo, cambió de manera drástica: se lo presentaba como un amigo comprensivo; un consejero que daba la bienvenida a todos, alguien más cercano al perfil de San Francisco de Asís, con la austeridad como estandarte.


“Si alguien afirma: «Yo amo a Dios», pero odia a su hermano, es un mentiroso; pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar a Dios, a quien no ha visto.” 1 Juan 4:20

Esta última “versión” de Cristo tal y cual lo conocemos, es la que más en concordancia se encuentra con la Santa Biblia: alguien que es todo amor y todo perdón, alguien que enseña desde la compasión y que ama desde el desapego. Pero al final de cuentas, Cristo es y será de la manera que nosotros imaginemos, sin necesidad de que alguien nos lo cuente.





Versiculo diario:


Artículos anteriores

Reparando Heridas del Corazón

La Oración de la Semana