¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Febrero: El Mes del Amor Infinito en Familia

Renueva la esperanza y el amor junto a tus seres queridos en este nuevo mes donde el corazón se expande.

Publicidad


“Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete”. Mateo 18:21-22

La capacidad de perdonar y aceptar es fundamental para avanzar en la vida y lograr un estado de tranquilidad y felicidad. Las Escrituras Sagradas son muy claras en su enfoque en la humildad y la compasión al momento de perdonar a los demás.

El rencor y la ira pueden ser sentimientos negativos que nos alejan del camino trazado por Dios para nosotros. Además, la falta de perdón puede obstaculizar nuestra oración y alejarnos de la gracia de Dios.

Publicidad


“Más bien, sean bondadosos y compasivos unos con otros, y perdónense mutuamente, así como Dios los perdonó a ustedes en Cristo”. Efesios 4:32

Es importante tener en cuenta el ejemplo de Cristo en la Cruz, y su entrega y perdón divino. Cuando comprendemos la magnitud del amor de Dios por nosotros y su capacidad de perdonarnos, estaremos en mejores condiciones para perdonar a los demás.

Al soltar el enojo y el rencor, podemos encontrar la paz y el gozo que nos permite seguir adelante en la vida.

Debeos siempre recordar que el núcleo familiar es el espacio y el lugar donde el Padre Celestial siempre nos espera y nos refugia. El Espíritu Santo amalgama todos los vínculos con los seres queridos que nos ayudan a seguir adelante diariamente.

Publicidad


“Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguien, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas”. Marcos 11:25

En este nuevo mes, les invitamos a reflexionar sobre los vínculos con los seres queridos y familiares cercanos, para poder orar y agradecerle a  Dios, que los mantenga unidos y que les dé la fortaleza y la sabiduría necesarias para perdonar y aceptar a quienes les han causado daño.

Recuerden que el perdón y la humildad son los pilares fundamentales para avanzar en la vida y encontrar la paz y la bendición que Dios tiene para nosotros.

Perdonar a la familia es fundamental para preservar el amor y la unidad en el seno familiar. Cuando ocurren desacuerdos o conflictos, es fácil guardar rencor y dejar que la ira domine nuestras emociones. Sin embargo, el perdón es un acto de amor y humildad que permite dejar atrás el rencor y las ofensas del pasado, y reestablecer la armonía en la relación.


"Guarda silencio ante el Señor y espera en él con paciencia; no te irrites ante el éxito de otros, de los que maquinan planes malvados.“ Salmos 37:7

El perdón también puede tener un impacto positivo en la salud emocional y física de una persona. Guardar rencor y resentimiento puede causar estrés y ansiedad, lo que a su vez puede afectar negativamente la salud. Por el contrario, el perdón puede reducir el estrés y mejorar la salud emocional y física.

Por último, perdonar a la familia y buscar la unidad con Dios también puede mejorar nuestra relación con Él. Cuando perdonamos a los demás, estamos siguiendo el ejemplo de Cristo, quien nos enseñó a amar a nuestros enemigos y a perdonar a los que nos han ofendido.

Al perdonar, estamos imitando a Dios, quien nos ha perdonado a todos nosotros de nuestros pecados. La unión con Dios a través del perdón puede fortalecer nuestra fe y ayudarnos a encontrar la paz y la satisfacción en la vida.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Sumando Alegrías a Nuestra Vida

Tu Nueva Versión Te Espera