¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Diciembre: El Mes del Milagro Universal

Descubre en este nuevo mes versículos inspiradores que te recuerdan la verdad absoluta sobre el Salvador. Reconoce las bondades del nacimiento de Jesús en el siguiente artículo que iluminarán este festejo de vida.

Publicidad


“Pero el ángel les dijo: No tengan miedo. Miren que les traigo buenas noticias que serán motivo de mucha alegría para todo el pueblo.” Lucas 2:10

Diciembre pareciera ser un mes en que los días transcurren de manera más rápida y muchas veces se nos escapan de las manos sin poder disfrutar de una pausa.

Ese momento de conexión con tu ser y tu mente, con tu corazón y tu espiritualidad, debe priorizar al Espíritu Santo, a la Fe y a la oración cotidiana para poder reconectar con tus valores.

La celebración del nacimiento del Salvador nos debe recordar la verdadera comunión familiar que debemos intentar concretar y materializar en este mes.

Son fechas para anidar y conocer el interior del amor de Jesús. En familia, con seres queridos, con las personas que deseamos compartir y tener cerca.

Imagina ese momento preciso para compartir en comunión y recordar el nacimiento de nuestro guía universal.

Publicidad


“Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había dicho por medio del profeta: La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo llamarán Emanuel, que significa Dios con nosotros.” Mateo 1:22-23

También este momento del año nos servirá para pensar en cómo nos sentimos durante el recorrido de estos meses.

Resulta un ejercicio saludable para nuestra mente y nuestro ser interior plantear este tipo de interrogantes: ¿Logramos aprender nuevas sensaciones? ¿Qué personas se acercaron a nuestra vida y quienes se alejaron?

En función de nuestras respuestas que surjan en nuestras mentes ayudarán a valorar realmente todo el amor que recibimos junto al Señor.

Experimentando día a día sus milagros. Debemos estar en constante oración, agradeciendo sus verdades y su iluminación cotidiana.

Publicidad


“Pero, cuando él estaba considerando hacerlo, se le apareció en sueños un ángel del Señor y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María por esposa, porque ella ha concebido por obra del Espíritu Santo.” Mateo 1:20

Por escenarios y motivos diferentes pueden existir diferencias o distancias entre los seres de la familia. Algunas personas que realmente anhelamos tener cerca nuestro, se encuentran con actitudes negativas o pasivas hacia el amor y la comunión familiar.

Debemos buscar un modo de diálogo para poder acercarnos a estas personas de luz y construir puentes de sanación celestial como lo hizo Jesús durante su vida.

Limpiando heridas y sanando diferencias, perdonando. Utilizando esta herramienta, recibiendo el perdón, buscaremos sentirnos en paz y equilibrio espiritual.

En estas diferencias probablemente encontremos relfjeado parte de nuestro ser, quizás hasta en algún punto, alguna parte de nuestro ego se presente en la situación particular con nuestros vínculos.

Recuerda que el diálogo, el respeto y el amor son los pilares fundamentales para poder avanzar con la reconciliación.


“También José, que era descendiente del rey David, subió de Nazaret, ciudad de Galilea, a Judea. Fue a Belén, la ciudad de David, para inscribirse junto con María su esposa. Ella se encontraba encinta.” Lucas 2:4-5

Poder recordar aquellos seres de luz que ya no se encuentran presentes en la mesa también será una hermosa ceremonia para incorporar en estas próximas fiestas.

Una oración, un brindis, un pequeño recordatorio de todo lo vivido y aprendido con esa persona especial en tu vida. 

Somos el legado de aquellos seres que habitan en nuestros corazones, aquellos que nos guían y también se acoplan a Dios para darnos sabiduría, paciencia, respeto y por sobre todo amor por el prójimo.

Cristo cobra vida en esta Navidad en cada oración, en cada hijo e hija del Señor.

Aguarda un momento durante estos días para poder preparte mental y emocionalmente. El Espíritu Santo viene recargado de luz y prosperidad para cada corazón que se encuentre dispuesto. Recibe, perdona y ama.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Perdiendo el Rumbo del Camino

El Nacimiento de Algo Especial

Preparándonos para Recibir el Amor