¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Pensamientos Positivos: Una Guía para la Vida

Conoce una manera efectiva para sentir el amor de una manera muy particular. En el siguiente artículo exploraremos algunas  prácticas para realizar un trabajo espiritual con tu ser interior.

Publicidad


“Hijo mío, si recibes mis palabras y guardas en ti mis mandamientos, haciendo estar atento tu oído a la sabiduría; si inclinas tu corazón a la prudencia, si invocas a la inteligencia y pides que la prudencia te asista; si la buscas como si fuera plata y la examinas como a un tesoro, entonces entenderás el temor de Dios y hallarás el conocimiento de Dios.” Proverbios 2:1-5

Si logramos comprender que cada hijo e hija del Señor tiene el poder de pintar con los colores sus decisiones, siempre recibiremos las bendiciones del Padre Celestial. Este poder, nos recuerda la enseñanza sagrada, viene acompañado de la responsabilidad de seguir el camino iluminado por la fe en Jesús.

Independientemente de las diferencias que puedan marcarnos en este mundo diverso, hay un lazo que nos une y trasciende todas las barreras: nuestra lealtad a Jesús. Somos una familia espiritual, conectada por la oración y guiada por las enseñanzas del Espíritu Santo. En la diversidad de culturas, lenguajes y estilos de vida, encontramos la unidad en nuestra fe común.

Publicidad


“Ciertamente El asombrará a muchas naciones, los reyes cerrarán la boca ante El; porque lo que no les habían contado verán, y lo que no habían oído entenderán.” Isaías 52:15

Esta hermandad cristiana nos brinda un hogar en la espiritualidad, donde reinventamos nuestras vidas y cuidamos unos de otros. Nos convertimos en una familia global, arraigada en la fe y fortalecida por la oración. A través de la guía del Espíritu Santo, desde las páginas sagradas hasta los milagros cotidianos, descubrimos la fidelidad de nuestro Padre Celestial. En tiempos difíciles, en los desafíos de la vida diaria, confiamos en Dios para superar las adversidades.

Como hijos e hijas de Dios, seguimos un plan divino que nos invita a comprender y enfrentar los desafíos de la vida. Dios, en su sabiduría infinita, nos presenta situaciones específicas que nos instan a crecer y comprender su mensaje. Su amor es el faro que guía nuestro viaje y la certeza en la tormenta.

Nuestras experiencias varían como las distintas geografías de la vida. Algunos desean la sombra en medio del ardiente sol, mientras otros anhelan la lluvia que refresque su entorno. Esta relatividad de deseos refleja la diversidad de nuestras vidas y la percepción única que cada uno tiene de su realidad.

Publicidad


“El es el que hizo la tierra con su poder, el que estableció el mundo con su sabiduría, y con su inteligencia extendió los cielos.” Jeremías 51:15

En el camino de la fe, Dios nos llama a ver más allá de las circunstancias temporales, a mirar más allá de las nubes que pueden ocultar su luz. La Palabra de Dios nos enseña a trascender las situaciones momentáneas y a aferrarnos a la verdad eterna. Su amor es el sol que brilla más allá de las nubes, la luz que nos guía incluso en las noches más oscuras.

Para mantener a Dios en nuestros corazones, debemos demostrar con hechos concretos nuestra fidelidad. La oración constante y el respeto por el mensaje divino son pilares esenciales. En nuestra búsqueda diaria de certeza, oramos para que el Espíritu Santo ilumine nuestro sendero, guiándonos hacia la paz en medio de la incertidumbre y la luz en medio de las tinieblas.


“El Señor es mi roca, mi fortaleza y mi salvador; mi Dios es mi roca, en quien encuentro protección. Él es mi escudo, el poder que me salva y mi lugar seguro” Salmos 18:2

Ya sea que estemos navegando por mares tranquilos o enfrentando tormentas turbulentas, Jesús está presente en cada uno de nosotros. Su amor es un faro constante que nos guía hacia la paz y la certeza en cualquier circunstancia. En nuestra familia global de fe, encontramos consuelo, fortaleza y compañía en el viaje de la vida.

Con Jesús en nuestro corazón, navegamos las aguas de la existencia con pensamientos positivos, confiando en que cada paso está guiado por la mano amorosa de nuestro Padre Celestial. No dudemos en tomar esa decisión que nos hace bien, ni tampoco otorgar el perdón a las personas que están cerca. 

Debemos aprovechar cada día la oportunidad que tenemos de hacer el bien y ser instrumentos del Señor para alcanzar a las personas que lo necesitan.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Superando Etapas del Pasado

Retomando el Contacto Celestial

Verificando la Fe en Nuestro Interior

Extiende la Alegría a tu Hogar

Decidiendo un Futuro de Paz

El Ejercicio Justo para el Corazón