La Importancia de Compartir

La base de la solidaridad radica en poder compartir y estar presente para quienes lo necesiten. Explora el siguiente artículo y comprende la importancia de este acto de buena Fe.

Publicidad


"Que nadie busque sus propios intereses, sino los del prójimo." 1 Corintios 10:24

Existen ocasiones en las que nos sentimos desbordados por la realidad. La cuarentena preventiva a la que debemos enfrentarnos para prevenir el COVID-19, nos pone de cara a nuevos escenarios que jamás hubiéramos imaginado. Estas preocupaciones generan miedo, incertidumbre, angustia y la sensación de que debemos aferrarnos a nuestras cosas, sin mirar lo que pasa a nuestro alrededor.

El Señor nos enseña a poner el corazón en cada acto de nuestras vidas que nos dirija a compartir lo que tenemos con nuestros hermanos.

Publicidad


“no buscando cada uno sus propios intereses, sino más bien los intereses de los demás”. Filipenses 2:4

La delicada situación que atravesamos despierta en nuestro interior una serie de sensaciones negativas que, sin que nos demos cuenta, nos alejan de la Gloria del Señor. Esta reacción no se da de manera consciente, sino de manera paulatina producto de la desesperación que nos pueden generar diversas situaciones límite que debemos atravesar.

Nuestro instinto de supervivencia hace que nuestra visión se vaya reduciendo y es así como llegamos a una instancia en la que solo vemos nuestra problemática, invisibilizando la de los demás.El producto de este desfasaje es la soledad y la mezquindad.

Por eso es necesario tomarnos el tiempo para reflexionar que como hijos del Pueblo de Dios, hemos sido formados en la generosidad y el desprendimiento para dar lo mejor de nosotros mismos contrarrestando, de esta manera, los efectos del egoísmo.

Publicidad


“Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo”. Efesios 4:32

Cuando perdemos de vista el sufrimiento ajeno y damosvalor solamente al nuestro, nuestra percepción de la realidad se ve deteriorada por la aparición de conductas como la irritabilidad, el maltrato y la depresión. 

Surgen ofensas y enojos sin sentido que afectan las relaciones con los seres queridos y deterioran nuestra empatía con el prójimo. Esto es producto de la perdida de la Solidaridad y Generosidad con las cuales El Señor nos Bendijo desde Su Perfecto Amor.

Por eso es muy importante mantener la calma y comprender que ser Generosos y Solidarios, son virtudes que implican de nuestra parte una determinación solida y perseverante para congregarnos por el Bien común, para darnos a los demás de manera edificante y firme.

Estas virtudes deben ser tomadas como un claro mensaje del Señor, instándonos a procurar el Bien de todos y de cada uno.


“Por tanto, alentaos los unos a los otros, y edificaos el uno al otro, tal como lo estáis haciendo”. 1 Tesalonicenses 5:11

Es preciso erradicar los sentimientos nocivos que nos transforman en seres injustos, alejados de la Gracia del Señor.

Podremos experimentar la liberación de las tormentas que nos acechan cuando logremos alegrarnos de corazón por el logro de un hermano, ya que no solo estaremos celebrando la alegría del otro, sino también la nuestra.

Cada acción nuestra repercute de manera positiva o negativa en los demás. Desde la comprensión y el convencimiento debemos optar por participar, con la Guía de nuestro Padre Celestial, en el Bien común y buscar Siempre La Palabra de Cristo para sustentar nuestra Fe.

Nuestra gran responsabilidad es llevar Paz y Armonía a nuestros hermanos, aun si nosotros no estamos transitando un buen momento personal. Ese Amor desinteresado y Autentico que nos regala cada día, El Altísimo, es lo Luz que nos sacará de la oscuridad.


“Entonces, como escogidos de Dios, santos y amados, revestíos de tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia”. Colosenses 3:12

¿Cuál es la importancia de ser Solidarios y Generosos?

Todo lo que se desprenda de estas dos virtudes nos mantienen en el camino Salvo que El Señor ha dispuesto para cada uno de nosotros. Deberemos comprender que hay más alegría en dar que recibir y que lo que hemos sembrado nos realizará personalmente.

Deberemos entender que el valor de las personas no se mide por lo que dan sino por la Determinación y Alegría con que emprenden el maravilloso propósito que Dios les ha encomendado: darse uno mismo.




Artículos anteriores

Recuperando Tiempo: Eleva tu Esperanza

Oraciones y Plegarias del Mes de Agosto

Agosto El Mes de la Familia Unida

Nutriéndote de Amor

El Poder de ser una Persona Solidaria