¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Programando un Destino de Amor Eterno

Si tenemos claro nuestros pasos a seguir tendremos un destino de amor asegurado. Explora el siguiente artículo para reconocer el amor necesario para seguir adelante.

Publicidad


“Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y diligentemente las enseñarás a tus hijos, y hablarás de ellas cuando te sientes en tu casa y cuando andes por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Y las atarás como una señal a tu mano, y serán por insignias entre tus ojos. Y las escribirás en los postes de tu casa y en tus puertas.” Deuteronomio 6:6-9

Poder tener el privilegio de alcanzar la sabiduría del maestro de la vida para sanar y evolucionar como personas resultar ser algo extraordinario.

Incorporando sus enseñanzas con amor y respeto, influenciará desde hoy y para siempre nuestras decisiones y la manera que tenemos de pensar sobre nuestro accionar cotidiano.

Logrando compartir su mensaje, la Fe y la esperanza con la que nos bendice para que podamos avanzar en el destino del Espíritu Santo será la clave para crecer junto a Dios. Expande tu corazón ahora mismo y comprende tu misión.

Publicidad


“Oíd, hijos, la instrucción de un padre, y prestad atención para que ganéis entendimiento, porque os doy buena enseñanza; no abandonéis mi instrucción. También yo fui hijo para mi padre, tierno y único a los ojos de mi madre, y él me enseñaba y me decía: Retenga tu corazón mis palabras, guarda mis mandamientos y vivirás.” Proverbios 4:1-4

Todas las enseñanzas que recibimos y recibiremos por parte del Padre Celestial siempre estarán vinculadas con nuestra vida. Desde escenarios de conflicto individual, pasand por situaciones con algún familiar cercano o un ser querido, el Espíritu Santo estará siempre presente para guiarnos a toda hora y en todo momento.

El interés de Jesús en poder unir a los pueblos fue el motor que movilizó sus palabras y decisiones en su recorrido por la Tierra. Tomando su ejemplo, podemos entender cómo con un simple gesto o una simple acción alcanzará para abrir el corazón de la persona más necesitada. Una caricia o una palabra, bastará para replicar el mensaje de Dios en nuestra comunidad.

Si tenemos la intención de seguir por el destino de Fe, buscando alinear nuestras intenciones y motivaciones hacia una vida repleta de oportunidades y aprendizajes de Fe, debemos aceptar que nuestro Salvador es el único que nos puede ayudar y guiar.

Publicidad


“Hijo mío, guarda el mandamiento de tu padre, y no abandones la enseñanza de tu madre; átalos de continuo en tu corazón, enlázalos a tu cuello. Cuando andes, te guiarán; cuando duermas, velarán por ti; y al despertarte, hablarán contigo. Porque el mandamiento es lámpara, y la enseñanza luz, y camino de vida las reprensiones de la instrucción,” Proverbios 6:20-23

¿Actualmente guiamos nuestros pensamientos con humildad y compasión?

Debemos intentar detenernos a pensar por un momento en las implicancias de la Palabsa Sagrada que nos regala nuestro Señor en la Biblia. 

Su sabiduría va más allá de lo que se conoce y comprende terrenalmente. La Fe es de vital importancia para que su mensaje llegue a cada uno de sus hijos e hijas en el reinado terrenal. Siempre teniendo presente que sus bendiciones y su Gloria Celestial son el faro de luz, son el escudo que nos protege y la guía necesaria que nos facilitará nuestro crecimiento espiritual y humano.

Teniendo al Maestro Rey de nuestro lado, de manera constante y con una conexión profunda en nuestro corazón, podremos conectar con las personas que nos rodean en la vida de un modo único: amándolos, respetando sus necesidades e intetando ayudarlos desde nuestro lugar.


“Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor.” Efesios 3:16-17

Somos los instrumentos de conexión espiritual que posee Dios para poder guiar a millones de personas en todo el mundo. En oración podemos agradecer diariamente por todas las oportunidades que nos llegaron. También podemos agradecer cada enseñanza y aprendizaje que nos aparezca a cada paso para mejorar como personas y para conectarnos cada vez más con el Espíritu Santo.

No debemos olvidar que nuestras plegarias son parte de una tarea cotidiana que necesitamos abonar con paciencia y amor para que se hagan realidad y El Señor nos bendiga con sus dotes de amor.

Tienes todas las herramientas necesarias a la mano para poder seguir sin problemas cumpliendo la misión divina de Dios. Sin dudar, ni arrastrando pensamientos negativos que nos desvíen de nuestro objetivo Celestial.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Renovando la Confianza del Amor

Mirando Hacia el Frente y con Esperanza

La Rutina de Superación Definitiva

El Descanso Universal