Recalculando: 4 ideas acerca de qué hacer luego de haber superado un problema.

Una victoria nunca será completa sino se hace un balance de nuestra actuación. Descubre ésta y otras razones igualmente importantes para tener en cuenta luego de haber superado un mal momento.

“No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús.” Filipenses 4:6-7

Agradecer. Pedir ayuda Divina ante un problema en nuestra vida presupone un acto de humildad necesario. Y pedir mediación a Nuestro Padre implica, al mismo tiempo, el correspondiente agradecimiento por Su Santa intercesión, sin la cual no lo hubiéramos podido lograr. Consideremos la importancia del ser agradecidos como única, ya que es lo que Cristo predica y mediante lo cual crecemos en espíritu. 

Publicidad


“Hermanos, siempre debemos dar gracias a Dios por ustedes, como es justo, porque su Fe se acrecienta cada vez más, y en cada uno de ustedes sigue abundando el amor hacia los otros.” Tesalonicenses 1:3

Hacer un balance. Cada tanto es saludable hacer un balance y ver dónde nos encontramos con respecto al pasado y dónde pretendemos encontrarnos en un futuro. Sólo de esa manera tomaremos verdadera consciencia de nuestros errores y de todas las cosas que hacen a nuestro paso por el camino de Cristo. Recordemos que éste es un método altamente efectivo para que podamos crecer espiritualmente: El autoconocimiento es la semilla que hace crecer la planta de los logros personales y colectivos.

Publicidad


“Ustedes serán enriquecidos en todo sentido para que en toda ocasión puedan ser generosos, y para que por medio de nosotros la generosidad de ustedes resulte en acciones de gracias a Dios.” Corintios 9:11

Prevenir. No porque hayamos superado un problema estaremos exentos de repetir la historia. Muy por el contrario, recordemos que las tentaciones trabajan al acecho y desde la oscuridad, esperando el momento oportuno en el que nos encontremos débiles de espíritu o desprevenidos para atacar nuevamente. Es por eso que es importante prevenir tal situación, por lo que debemos contar con un espíritu fuerte en Cristo en todo momento.

Publicidad


“Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza: instrúyanse y aconséjense unos a otros con toda sabiduría; canten salmos, himnos y canciones espirituales a Dios, con gratitud de corazón.” Colosenses 3:16

Compartir información. Un aspecto clave acerca de lo que Cristo pretende de nosotros es el amor por el prójimo, y esto incluye el querer que mi prójimo crezca de la misma manera que yo. Esto no es otra cosa que el amor más desinteresado, el que junto con la empatía, logran llevar a cabo el mensaje Divino de amarse los unos a los otros.




Siguiente artículo:

Los 5 libros más populares de la Biblia