¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Recibe el Amor Incondicional del Señor

Abre tu corazón y recibe una de las sensaciones más poderosas y fundamentales para una vida espiritual plena. Descubre en los siguientes versículos un camino repleto de bendiciones para tí.

Publicidad


"El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni presumido ni orgulloso." 1 Corintios 13:4

Es importante entender que el amor no solo se refiere a las relaciones románticas, sino que también se extiende a la relación con Dios y con los demás seres humanos. El amor es esencial para construir una conexión verdadera y eterna con el Espíritu Santo. A menudo, nos perdemos en nuestras propias dudas y miedos y olvidamos la importancia de sentir y expresar ese amor. Por eso, es fundamental abrir nuestro corazón y confiar en otra persona, ya que esto nos permite ejercitar la paciencia, la escucha activa y el amor propio.

Encontrar a alguien con quien podamos conectar de un modo especial es un regalo valioso. Cuando sentimos que esa persona es la indicada, debemos cultivar ese amor día a día, incorporando valores que nutren nuestro camino hacia la iluminación del alma. Trabajar en equipo nos permite sentirnos más gratificados, pero es importante recordar que también existen reglas de convivencia que debemos seguir para sostener a la otra persona en sus momentos más difíciles.

Publicidad


"Y sobre todas estas virtudes, vestíos de amor, que es el vínculo perfecto."  Colosenses 3:14

En la Biblia, se nos insta a añadir a nuestra fe virtud, al entendimiento dominio propio, a la constancia devoción a Dios, al afecto fraternal, amor. La idea es fortalecer nuestra relación con Dios y con los demás, construyendo una red de contención emocional que nos ayude en los momentos más difíciles.

El sacrificio de Jesús en la cruz es un ejemplo del amor que tenía por su familia, y debemos aprender a recibir el amor de los demás. A veces tenemos corazones endurecidos por el miedo a sufrir, pero es importante tener la decisión y el poder de atracción necesarios para sentirnos libres y con el amor mutuo.

El amor que proviene de distintas fuentes. De las relaciones románticas y se extiende a todas las relaciones humanas. Pero es importante practicar el amor incondicional, perdonando a los demás y tratando a todos con respeto y compasión. El amor cristiano también se expresa a través de la caridad y la ayuda a los menos afortunados.

Publicidad


"Amarás a tu prójimo como a ti mismo." Mateo 22:39

El amor es una de las principales enseñanzas en el cristianismo, ya que es fundamental para conectarnos con Dios, con los demás y con nosotros mismos. Es importante cultivar el amor día a día, trabajar en equipo y seguir las reglas de convivencia para construir una red de contención emocional que nos ayude en los momentos más difíciles.

El sacrificio de Jesús en la cruz es un recordatorio del amor que debemos tener por los demás y debemos estar dispuestos a recibir el amor de otros, a pesar de nuestros miedos y dudas. Este amor incondicional nos permite perdonar a los demás y tratarlos con respeto y compasión. El amor cristiano también se manifiesta a través de la caridad y la ayuda a los menos afortunados.

En la vida diaria, es crucial recordar que nuestros seres queridos nos acercan con amor y entrega su corazón. La manera en que su energía se deposita en caricias, en algún tipo de juego cotidiano y muchas veces en busca de respuestas que les permita complementar el aprendizaje de su día a día es un reflejo del amor de Dios hacia nosotros. Esta es la misión que nos encomendó nuestro Padre Celestial para transmitir los valores de la Santa Biblia a todas las personas que nos rodean.


"Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros. De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros" Juan 13:34-35

Vivir una vida repleta de emociones, de sentimientos de alegría y de la Gloria que nos muestran las enseñanzas movilizadas por el Espíritu Santo, es un testimonio del amor que sentimos hacia nuestro creador. Admirar al creador del mundo, de la vida, de todo aquello que nos rodea, y reconocer que no hay otra razón para llevar adelante una vida plena, es una forma de honrar ese amor.

Nuestro Padre desde el reino de los Cielos, desea que podamos realizarnos junto a nuestros seres queridos, constituyendo una familia, asentándonos en un hogar, consolidando cada una de nuestras decisiones reflejadas en certezas de la Fe. Orar con firmeza y con la educación que recibimos por parte de quienes anhelaron que tengamos un futuro de esperanza y Gloria junto a Jesús, nos fortalece y guía en nuestro camino.

Si tomamos la decisión de conformar una familia bajo las responsabilidades que establece la Fe, comprendemos que no puede existir otra prioridad en nuestras vidas. No hay evento ni circunstancia que pueda alejar el amor del seno de este vínculo que nutre a cada uno de sus integrantes de la purificación de los pecados. Caminando todos juntos por el mismo sendero de esperanza y luz, despojamos toda duda que provenga desde cualquier hecho o circunstancia externa.




Versículo diario:


Artículos anteriores

La Fe en Tiempos de Prueba

Vivir en la Verdad

Descubriendo las Fortalezas de la Vida