¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Reconociendo un Tesoro Frente a Nuestros Ojos

Muchas veces tenemos frente a nuestro ser las respuestas necesarias para seguir adelante. En el siguiente artículo encontrarás las palabras necesarias para superarte.

Publicidad


“Que nunca te abandonen el amor y la verdad: llévalos siempre alrededor de tu cuello y escríbelos en el libro de tu corazón. Contarás con el favor de Dios y tendrás buena fama entre la gente.” Proverbios 3:3-4

Como un tesoro escondido por transitar el camino que Dios nos propone, tenemos que visibilizar y encontrar todas sus bendiciones y enseñanzas ofrecidas en todo momento y lugar.

Se requiere mayor sacrificio y un espíritu lo suficientemente fuerte y abierto para poder conectar con el Padre Celestial, ya que nos compromete con una vida eterna en el paraíso, junto a Jesús, disfrutando la bondad de Dios.

Si anhelamos seguir nuestra vida junto al Padre Celestial, en toda su inmensidad, debemos entonces tomar una decisión sobre los pasos a seguir y cómo encontrar armonía en nuestro ser interior para poder disfrutar y conectar profundamente con la Gloria del Espíritu Santo.

Publicidad


"Solo en Dios halla descanso mi alma; de él viene mi salvación." Salmo 62:1

Siempre intentemos rememorar que nuestro Señor nos presentó pruebas y desafíos en nuestro sendero para que aprendamos realmente por nuestros propios medios a reconocer su Gloria y todas sus bendiciones.

Ya sabemos que todas las respuestas se encuentran en nuestro corazón, junto a la esperanza y la Fe que podamos forjar junto al Padre Celestial. De esta manera fortalecernos y crecer en espíritu, vinculándonos con seres de luz que aparecen en nuestro día a día.

Tan gigante es el poder de Dios ve en cada uno de sus hijos e hijas el potencial que poseen cada ser de luz. Siempre tendremos que tener paciencia y respeto porque las respuestas llegarán tarde o temprano, quizás en forma de familiar, ser querido o amigo que nos ayudará a sortear los escenarios de conflicto que se nos presenten en nuestra cotidianeidad.

Publicidad


"¿Por qué voy a inquietarme? ¿Por qué me voy a angustiar? En Dios pondré mi esperanza, y todavía lo alabaré. ¡Él es mi Salvador y mi Dios!" Salmo 42:11

Entonces si recordamos todas las hazañas y milagros, toda la bondad y amor que recibimos del Señor, tendremos a nuestro alcance ejemplos que fueron registrados por nuestra mente y nuestro corazón.

Estos pilares y guías fundamentales que nos ayudarán en los momentos en que nos encontramos con la mente nublada y los sentimientos confundidos, tendremos capa y espada para seguir adelante en el camino del descubrimiento universal.

Tanto es así, que una vez que entreguemos nuestra Fe al Espíritu Santo, no podremos dar vuelta atrás y estaremos sintiendo el amor eterno de Dios en cada una de nuestras decisiones y actos para poder seguir hacia un futuro equilibrado en busca de la reparación y sanación espiritual.


“Pues estoy convencido de que ni la muerte ni la vida, ni los ángeles ni los demonios, ni lo presente ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto ni lo profundo, ni cosa alguna en toda la creación, podrá apartarnos del amor que Dios nos ha manifestado en Cristo Jesús nuestro Señor.” Romanos 8:38-39

Abre tus ojos. Así lo anheló el Señor con todos sus discípulos y con quienes no sólo lo traicionaron una vez, sino que dos y hasta tres veces.

Al encontrar el perdón divino en Jesús y hasta no sólo un confesar por todos sus pecados, sino también lograr equilibrar las emociones y pensamientos, logrando pasar todos los malos momentos, alcanzaremos un momento de paz mental y equilibrio espiritual.

Perdonar a quienes te rodeen, acércate con el corazón abierto y las palabras dispuestas a sanar tus vínculos y tus problemas con empatía y un objetivo de paz mental.

Dios te perdonará siempre, recuédalo, debemos intentar poner en práctica este acto de sanación digno para cada ser.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Diciembre: El Mes del Milagro Universal

Perdiendo el Rumbo del Camino

El Nacimiento de Algo Especial