¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Refleja tu Ser Interior: Armonía Máxima

Si tenemos una oportunidad de manifestarnos y transmitir nuestros valores, no dudemos en caminar hacia el camino de sanación. Un ejemplo vale más que mil palabras, aprende el por qué de esa afirmación en el siguiente artículo.

Publicidad


 "Así hablad, y así obrad, como los que habéis de ser juzgados por la ley de libertad. Porque juicio sin misericordia será hecho con aquel que no hiciere misericordia: y la misericordia se gloría contra el juicio.” Santiago 2:12-13

Quizás nos encontremos en algún día cualquiera, cuidando de algún pequeño o pequeña, ocurriendo un momento de atención: en el que nos toca dar el ejemplo ante una situación.

Tenemos que mantenernos firmes y ser lo más simples al momento de transmitir una idea. Quizás estemos frente a un hijo, o una hija, un sobrino o nieta, (no importa quién), pero tenemos que ser muy transparentes en lo que queremos decir.

Esta quizas sea una oportunidad para acercar una experiencia de vida o un relato sobre la Fe que nos transmite el Espíritu Santo a estos seres de luz.

Publicidad


“Precisamente por eso, esfuércense por añadir a su fe, virtud; a su virtud, entendimiento; al entendimiento, dominio propio; al dominio propio, constancia; a la constancia, devoción a Dios; a la devoción a Dios, afecto fraternal; y al afecto fraternal, amor.” 2 Pedro 1:5-7

De pequeños y pequeñas, se nos permite ser de un modo que muchas veces no comprendemos bien.

Se trata de una edad en donde los seres descubren y aprenden de diversas maneras y modos. En muchas situaciones niños y niñas busquen que los adultos le impongan algún tipo de límite, de esa manera, adoptando una actitud desafiante.

Es en este tipo de escenarios en los que podemos intentar acerca un ejemplo de Fe. Tanto en un relato, como con una lectura de algún pasaje Bíblico. Será la oportunidad de acercarte en un contexto de aprendizaje con la Palabra del Señor.

Publicidad


“El que dice que permanece en Él, debe andar como Él anduvo.” Juan 2:6

Es de suma importancia sostener nuestras palabras con el ejemplo. No debemos dejar las palabras vacías de contenido, ya que de esa manera promovemos a generar un vacío en el discurso, en la enseñanza que queremos brindarles a nuestros hijos e hijas.

Muchas veces, es mejor callar y hacer, demostrar nuestra enseñanza de manera tal que esa pequeña criatura vea lo que hacemos, y nos imite, en vez de escuchar un discurso que fácilmente puede llevarse el viento.

Recordemos como Jesús y toda su maravillosa obra, la cual desborda de amor al prójimo y habla de los actos del santísimo y cómo estos lo definen, cómo a través del ejemplo se enseña, se ama y se lleva su palabra a quienes más lo necesitan.


“El Dios que da la paz levantó de entre los muertos al gran Pastor de las ovejas, a nuestro Señor Jesús, por la sangre del pacto eterno. Que él los capacite en todo lo bueno para hacer su voluntad. Y que, por medio de Jesucristo, Dios cumpla en nosotros lo que le agrada. A él sea la gloria por los siglos de los siglos. Amén.” Hebreos 13:20-21

Recordemos entonces que contamos con la más valiosa herramienta al alcance de la mano, que es la palabra de Dios, que no es otra cosa que la llave que nos abre las puertas del tesoro que Él nos dejó: Su amor eterno.





Versiculo diario:


Artículos anteriores

Liberándote del Pasado

Reparando Heridas del Corazón