¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Salmos 23

Esta oración nos recuerda lo importante que es la constancia de la fe.

Publicidad

Poder creer que nuestro Padre Celestial siempre tendrá la respuesta adecuada para curar nuestras heridas. Para darnos Paz en los momentos en que la calma guía las respuestas necesarias.


Estos versos son un escudo para repeler las fuerzas que nos tientan y desvían del camino del Espíritu Santo. Unamos nuestras voces en una oración colectiva.


Recemos el Salmo veintitrés: 


El Señor es mi pastor, nada me falta.


En verdes praderas me hace reposar


me conduce junto a aguas tranquilas;


me hace descansar el alma.


Me guía por sendas rectas por amor a su nombre.


Aunque camine por el valle


de la sombra de la muerte,


no temo ningún mal;


porque tú estás conmigo;


tu vara y tu cayado me consuelan.


Preparas una mesa ante mí


en presencia de mis enemigos


unges mi cabeza con aceite


mi copa rebosa.


Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán


todos los días de mi vida


y habitaré en la casa del Señor


para siempre.


Salmos 23: 1-6 





Versiculo diario:


Artículos anteriores

Reparando Heridas del Corazón

La Oración de la Semana