¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Nutriéndote de Amor

Encontrarás que existen personas en tu vida que son seres de luz únicos e irrepetibles. Aprende a identificarlos en el siguiente artículo.

Publicidad


“Le pido que, por medio del Espíritu y con el poder que procede de sus gloriosas riquezas, los fortalezca a ustedes en lo íntimo de su ser, para que por fe Cristo habite en sus corazones. Y pido que, arraigados y cimentados en amor.” Efesios 3:16-17


Confía. Recuerda que el Señor tiene un plan para cada uno de nosotros y que está diseñado especialmente para trabajar nuestros defectos y realzar nuestras virtudes. Ante un momento de duda recuerda que Dios, como buen Padre, nos ama incondicionalmente y nunca deseará el mal a nosotros, su rebaño.


Publicidad


“Que el Dios de la esperanza los llene de toda alegría y paz a ustedes que creen en él, para que rebosen de esperanza por el poder del Espíritu Santo.” Romanos 15:13

Ora. Porque nunca debemos subestimar el poder de la oración. No olvides que la oración es el canal de comunicación más importante que poseemos con Dios.

Al estar en comunicación directa con nuestro Padre, afianzamos nuestra confianza en Él y meditamos en busca de una respuesta. Algo esencial a tener en cuenta es ser agradecido. No olvidemos agradecer por todo aquello con que el Señor nos bendice día a día.

Publicidad

“Pero que pida con fe, sin dudar, porque quien duda es como las olas del mar, agitadas y llevadas de un lado a otro por el viento.” Santiago 1:6

Ten paciencia. Porque andar en el camino de Dios no es tarea fácil; porque los cambios que necesitamos obrar en nosotros no se darán de un día para el otro.

Si queremos obrar como Jesús lo hizo, debemos tener la misma paciencia que Él tuvo: paciencia para aguardar respuestas, paciencia para soportar todo lo malo que se encontraba en su camino. Entonces recuerda: la paciencia templa el espíritu.

“En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan.” Hebreos 11:6

Busca consejo. Utiliza el canal de comunicación de la oración tanto como quieras. Pide consejo al Señor para que guíe tu corazón a la hora de tomar decisiones acerca de las cuales no tienes absoluta seguridad.

También pide consejo a tus seres queridos y personas de confianza: muchas veces ellos han pasado situaciones similares a la tuya y conocer sus decisiones puede llevarte a buen puerto.


“Ustedes lo aman a pesar de no haberlo visto; y aunque no lo ven ahora, creen en él y se alegran con un gozo indescriptible y glorioso, pues están obteniendo la meta de su fe, que es su salvación.” 1 Pedro 1:8-9

Imita. Este es el consejo más importante, el que sin ninguna duda jamás fallará. Porque imitando a Dios jamás harás el mal.

Siguiendo su ejemplo ganarás un lugar junto a Él en la vida eterna; conocerás el goce de amar al prójimo y ayudarle cuando lo necesiten. De esa manera disfrutarás la vida y la verás a través de los ojos del Señor.




Artículos anteriores

Una Prueba de Fe: La Confirmación

Te Acompañará en Cada Paso

Alimento para tu Esperanza