¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Un Cambio de Actitud Necesario

No importa cómo ni dónde, este es el momento adecuado. En el siguiente artículo te mostramos cómo puedes dar ese salto de Fe necesario en tu vida.

Publicidad


“Confía en Él Señor, y haz el bien; Y habitarás en la tierra, y te apacentarás de la verdad”. Salmos 37:3

En tiempos difíciles, como los que estamos atravesando, es fundamental mantener nuestra Fe en Dios. La confianza en Él es un escudo que nos protege de las adversidades y nos ayuda a superar los momentos de incertidumbre y desesperación.

La sociedad actual nos bombardea constantemente con mensajes que nos hacen creer que la felicidad está en el consumo de bienes materiales y en la acumulación de riqueza.

Pero esta búsqueda desenfrenada de bienestar nos aleja de Dios y nos hace perder el rumbo, generando problemas económicos y sociales que han culminado con la vida de muchas personas. El desempleo, la falta de ingresos y la incertidumbre sobre el futuro pueden llevarnos a perder la confianza en nosotros mismos y en el Espíritu Santo.

Publicidad


“Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús”. 1 Tesalonicenses 5:16-18

Pero en estos momentos, lo más importante es reaccionar rápidamente y acercarnos a Dios de manera auténtica y sincera. La oración y la lectura de Su Palabra pueden ser herramientas muy poderosas para recuperar la confianza perdida y encontrar la fuerza interior que necesitamos para superar cualquier obstáculo.

Es fundamental no caer en la inacción, ya que esto puede llevarnos a estados depresivos y aislarnos de los demás. Debemos recordar que Dios nos creó para trabajar y esforzarnos desde el amor más puro y genuino. Si nos dejamos llevar por la inactividad y la apatía, corremos el riesgo de evadirnos a través de los excesos y perder el camino que Dios ha preparado para nosotros.

Publicidad


“No se inquieten por nada; más bien, en toda ocasión, con oración y ruego, presenten sus peticiones a Dios y denle gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, cuidará sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús". Filipenses 4:6-7

La gratitud también es una actitud clave en nuestra relación con Dios. Cuando nos acercamos a Él, nos damos cuenta de que siempre estuvo a nuestro lado y que nunca dejó de escucharnos. Debemos ser agradecidos por la vida que nos ha dado, que está llena de buenos y malos momentos que nos ayudan a crecer y fortalecer nuestra Fe.

La esperanza es otro aspecto fundamental en nuestra relación con Dios. Cuando confiamos en Él y seguimos Sus enseñanzas, podemos ver las cosas con más claridad y encontrar un propósito en la vida. La esperanza nos permite mirar hacia el futuro con optimismo y seguridad, sabiendo que Dios tiene un plan para nosotros y que nos guiará en todo momento.


“Yo pongo toda mi esperanza en El Señor; mi alma espera en él, confío en su palabra.” Salmos 130:5

Pero para mantener nuestra Fe y nuestra confianza en Dios, es importante mantener una relación cercana y auténtica con Él. Debemos cultivar una vida de oración y de lectura de Su Palabra, y buscar siempre la guía del Espíritu Santo en nuestras decisiones y acciones.

En definitiva, la confianza en Dios es un escudo que nos protege y nos da fuerza en momentos de adversidad. Debemos mantener nuestra Fe y nuestra Esperanza en Él, y confiar en que Su Gracia nos guiará siempre hacia un futuro lleno de bendiciones y amor.




Versículo diario:


Artículos anteriores

La Transformación Interior

Tejiendo la Esperanza en Comunidad