¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Un Destino de Amor Puro

Sin importar el tiempo o el momento de la vida el objetivo de sanación infinito siempre está cerca. Explora las alternativas en el siguiente artículo.

Publicidad


"A las montañas levanto mis ojos; ¿de dónde ha de venir mi ayuda? Mi ayuda proviene del Señor, creador del cielo y de la tierra." Salmo 121:1-2

¿Tu ser interior y tu espiritualidad están conectados?

Comprender esta pregunta nos permitirá vivir el amor del Señor en nuestro corazón. Resultará la clave para equilibrar nuestra paz interna.

Recuerda que todo lo que nos rodea, tiene algún tipo de relación con el Espíritu Santo y tu ser. Tu cuerpo, tu mente y tu corazón son la brújula cotidiana que te ayuda a comprender los motivos por los cuales te encuentras en este recorrido.

Quizás tus objetivos y anhelos estan tomando direcciones diferentes a tus emociones y pensamientos. Es por este motivo que puedes contemplar y darle prioridad al Padre Celestial y a la Fe.

Para que sientas esa paz interior que brinda la Gloria del Señor y sus bendiciones, puedes enfocarte en superarar este momento en donde pareces estar en una nube que tapa el camino de iluminación para seguir.

Publicidad


"Bendito el hombre que confía en el Señor y pone su confianza en él. Será como un árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces hacia la corriente; no teme que llegue el calor, y sus hojas están siempre verdes. En época de sequía no se angustia, y nunca deja de dar fruto." Jeremías 17:7-8

Deja de ocultar tu emoción, tus pensamientos y todo aquello que sientes por Dios.

Sal a su encuentro junto con la Fe y la esperanza de que todo el futuro estará destinado para que se transforme en algo bueno para Tí.

Si la duda invade tu forma de decidir, con sensaciones de miedo y soledad, nada de lo maravilloso que está previsto por el Señor podrá fluir en tu interior.

Puedes planear muchas cosas para tu vida y tu futuro, pero si no te empeñas en hacer que suceda junto al amor infinito que provee El Señor, seguramente las propuestas que toquen tu puerta seguirán de largo.  Recuerda que la vida está repleta de propuestas y alternativas distintas para ti, debes moverte hacia ellas junto a Dios. 

Publicidad


"En cambio, el fruto del Espíritu es amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. No hay ley que condene estas cosas." Gálatas 5:22-23

Si nos topamos con escenarios de conflicto y estamos viviendo de un modo incómodo, donde no logramos distinguir por momentos ciertas situaciones o pensamientos negativos que surgen en nuestro día a día, debemos recordar que siempre hay algo que nos ayudará a salir adelante. 

Si analizamos el entorno que nos rodea en este instante, las personas cercanas, amigos, amigas, familiares y seres queridos que nos contienen y nos conocen, vamos a comprender que tenemos una red de contención muy importante presente.

Resulta que todas estas personas nos conocen muy bien y vienen marchando junto al Padre Celestial en todo momento. No tienen dudas en que pueden ser nuestros aliados y aliadas en la adversidad, así como lo fue Jesús para todos sus discípulos. 


"No me escogieron ustedes a mí, sino que yo los escogí a ustedes y los comisioné para que vayan y den fruto, un fruto que perdure. Así el Padre les dará todo lo que le pidan en mi nombre." Juan 15:16

Sabemos entonces que tenemos todas las herramientas en nuestro poder y que nos rodea mucha gente querida que tiene la capacidad de ayudarnos para salir adelante junto al Padre Celestial.

Probablemente necesitemos adaptarnos a un nuevo escenario o circunstancia de aprendizaje que nos plantea Dios.

Si algo que necesitamos no está ocurriendo como lo esperábamos, podemos actuar y actualizar de otra manera lo que se nos presente. Aprender a esperar a que el Señor bendiga nuestro camino con vientos de renovación para conseguir aquello que necesitamos.

Al orar y leer la Biblia para conocer ejemplos concretos sobre la Gloria del Señor, entenderemos que existen diversas realidades y distintas personas que nos guiarán como instrumentos de Dios a lo largo de nuestro destino de Fe. Debemos aprender de ellas, sabiendo que compartimos una misma casa, un mismo sendero de luz: estamos caminando y evolucionando junto al Espíritu Santo que nos conecta con el Señor.




Versículo diario:


Artículos anteriores

Diciembre: El Mes del Milagro Universal

Perdiendo el Rumbo del Camino

El Nacimiento de Algo Especial