¡Descarga la app!

Accede a más contenido como este.

Un Ejemplo para Cada Momento de la Vida

Simples momentos de la vida que iluminan ideas, pensamientos, decisiones y hasta un modo de sentir el camino de luz. Conoce ahora mismo en el siguiente artículo el valor de los aprendizajes cotidianos. 

Publicidad


“Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; solamente que no uséis la libertad como ocasión para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros.” Gálatas 5:13 

Si dejamos de ir a la iglesia, o dejamos de orar no vendrá ningún tipo de represalia o una reprimenda por parte de nadie. Es en nuestro interior donde nos expondremos a sentir un vacío existencial y en donde comenzaremos a experimentar el alejamiento de la Fe. Estaremos escapando del Espíritu Santo y probablemente nuestras excusas sean “no poseo tiempo suficiente” “nunca seré escuchado por Dios”.

Publicidad


“Examinaos a vosotros mismos, para ver si estáis en la fe” - 2 Corintios 13:5

Al leer las Santas Escrituras, muchas veces sentimos que nos vemos interpelados, ya sea desde un lugar positivo porque tenemos claridad y tranquilidad por sobre nuestras decisiones y acciones. También puede ser que nos interpelen desde un claro dejo de incomodidad.

La Palabra de nuestro Padre nos ilumina en la Biblia con historias y relatos que se pueden repetir en nuestra vida cotidiana (a pesar de los siglos de su redacción y los personajes que en estas aparecen). Por esto es que no debemos dejar de leerlas, ya que en algún momento tomarán sentido o simplemente nos veremos identificados por algún planteo hecho desde un versículo.

Publicidad


“Yo, el SEÑOR, escudriño el corazón, pruebo los pensamientos, para dar a cada uno según sus caminos, según el fruto de sus obras.” - Jeremías 17:10

¿Qué sucedería si un día nuestros hijos, sobrinos o nietos nos preguntan sobre algún hecho que acontece en los Escritos Sagrados? Si desde su lugar, los pequeños logran cuestionar algún hecho, que desde su ingenuidad, pudieran percibir como alejado de la Fe. Podremos explicárselos y entenderán desde un aspecto teórico lo que les decimos, pero si tenemos que poder autoevaluarnos y dar una respuesta desde nuestros hechos propios, ¿Podremos reconocer nuestras falencias y errores para entender realmente el cuestionamiento que Dios nos planteó?



“Escucha el consejo y acepta la corrección, para que seas sabio el resto de tus días." - Proverbios 19:20

No importa qué pasaje de la Biblia sea, sin importar el tipo de llegada que tenga en nuestros corazones, nosotros como Cristianos, ¿podremos respaldar con acciones tangibles la Fe de la cual estamos autoconvencidos de profesar? No sirve de nada si repetimos en oración un diálogo con Dios que se encuentra desconectado de la realidad misma. Por qué ofrecerse en sacrificios al Espíritu Santo, si nuestro accionar es inexistente, convirtiéndonos en títeres o simples impostores.


"a fin de que nadie se inquiete por causa de estas aflicciones, porque vosotros mismos sabéis que para esto hemos sido destinados." - 1 Tesalonicenses 3:3

Dios no castigará a nadie por haberse olvidado de su esencia como Cristiano. Tampoco busca revancha ni mucho menos juzgar el por qué uno deja de conectarse con la Fe. Por igual, para todos y todas, Nuestro Padre nos ama y por este motivo somos seres únicos e irrepetibles.

Además tiene un claro destino que nos permitirá realizarnos en el camino de la Fe. Sin importar los desvíos o desconexiones, nuestra identidad con Dios se irá reafirmando ya que estaremos recibiendo las señales divinas de Nuestro Padre. Los únicos que podremos identificar o determinar si estamos en la oscuridad o las tinieblas consecuencia del alejamiento de la Fe, será nuestra conciencia. Serán nuestros propias acciones las que juzgarán el destino final de vida eterna que nos espera en las puertas del Cielo.





Versiculo diario:


Artículos anteriores

Un Imán para el Éxito

La Herramienta Definitiva: El Perdón

Con la Compañía Perfecta